Sanidad incorpora a su prestación asistencial el banco de leche materna de Castilla y León

Se plantea como medio para asegurar el acceso a la lactancia materna por parte de neonatos prematuros cuyas madres aún no disponen de leche o a bebés enfermos a los que sus progenitoras no pueden amamantar.

La implantación de este banco autonómico de leche humana para la donación se plantea como medio para asegurar el acceso a la lactancia materna por parte de neonatos prematuros cuyas madres aún no disponen de leche o a bebés enfermos a los que sus progenitoras no pueden amamantar.

 

Los bancos de leche materna son servicios relativamente recientes, creados con el fin de facilitar la alimentación mediante leche humana a neonatos que no pueden recibir lactancia por parte de sus madres o no están capacitados para la succión. Son bebés prematuros, con un peso menor de 1.500 gramos o que han sufrido una cirugía cardíaca o digestiva que les impiden acceder a la lactancia materna.



Las donantes son todas aquellas madres que, interesadas, gocen de buena salud, estén ya amamantando y tengan bien establecida la lactancia de su hijo durante el primer mes de vida.



La Junta pone en marcha el banco de leche materna de Castilla y León con el fin de asegurar la alimentación mediante leche humana a neonatos prematuros o muy prematuros hasta que sus madres dispongan de leche o a bebés enfermos en el caso de que sus progenitoras no puedan amamantarlos.

 

Este banco autonómico, cuya ubicación se sitúa en el Hospital Universitario Río Hortega, en Valladolid, se ha desarrollado a través de una organización mixta que reúne los recursos asistenciales de este centro y la capacidad de procesamiento, control y logística del Centro de Hemoterapia y Hemodonación de Castilla y León (Chemcyl).



La implantación del banco de leche materna en el conjunto de Castilla y León plantea paulatinas fases en su desarrollo y extensión a todas las áreas de salud de la Comunidad tras su puesta en marcha en el Área de Salud de Valladolid y, más concretamente, en el Hospital Universitario Río Hortega.



Funcionamiento del banco autonómico de leche materna

El centro será el receptor de las donaciones y prescriptor de la leche humana donada. Para ello se han habilitado distintas dependencias -entre ellas, una consulta específica dependiente de Neonatología para la captación y valoración de idoneidad de las potenciales donantes- y se ha dotado del aparataje necesario.



Por su parte, el Centro de Hemoterapia y de Hemodonación de Castilla y León también ha habilitado parte de sus dependencias para la instalación del material necesario para las labores de control, trazabilidad, procesamiento y seguridad de la leche humana, así como para la logística necesaria para su distribución, habiendo invertido la Junta en esta partida unos 51.000 euros.



Asimismo, Hemoterapia potenciará la formación, tanto de sus profesionales como de grupos de interés o población general en este campo de la donación de leche materna y la actividad científica. El objetivo es avanzar en el conocimiento de la leche humana y las necesidades nutricionales de los recién nacidos pre-término.



Otro de los ámbitos en los que la creación del banco de leche materna de Castilla y León tendrá repercusión es en el de la formación de personal sanitario, ya que está previsto en los próximos meses de marzo, abril y mayo la realización de catorce cursos, uno por cada complejo universitario, dirigidos a unos 250 profesionales de Primaria y Especializada, que sirvan como informadores y potenciadores de la donación de leche humana y del funcionamiento del banco regional de leche materna.

 

Fomento de la lactancia materna

Tanto la Organización Mundial de la Salud como Unicef afirman categóricamente la importancia de la alimentación durante los primeros meses con leche materna y los beneficios que reporta al recién nacido. Estos beneficios no son solo nutricionales: reduce el riesgo de infecciones, protege frente a potenciales enfermedades crónicas, refuerza el sistema inmunológico, etc. Todo ello sin contar que la interacción entre el bebé y la madre durante la lactancia tiene repercusiones muy positivas en lo que se refiere a la estimulación, la conducta, el habla, la sensación de bienestar, la seguridad y la forma en la que el recién nacido se relaciona.



La lecha humana contiene todos los nutrientes, vitaminas y minerales que necesita un bebé en los primeros meses de su vida para crecer correctamente. Por ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que, en ausencia de la leche de la propia madre, la leche humana donada es la mejor opción para alimentar a un recién nacido sobre todo si es prematuro o está enfermo: se asimila mejor que la artificial, protege al bebé de infecciones y mejora sus posibilidades de recuperación, supervivencia y desarrollo al contener elementos inmunológicos, antimicrobianos, hormonales y factores de crecimiento.



Los organismos sanitarios a nivel mundial recomiendan el establecimiento de redes de bancos de leche que puedan atender la demanda y en España, uno de los países europeos con menor número. Solo había hasta el momento siete, número que se incrementa con la puesta en marcha del banco de leche materna de Castilla y León.