Sanidad ha administrado 59.000 vacunas antigripales de Novartis, aunque afirma que no hay riesgo ni disminuye su efecto

Sacyl continuará con la campaña y busca ahora sustituir las inmovilizadas para llegar a la cobertura planificada
Sacyl continuará con la campaña y busca ahora sustituir las inmovilizadas para llegar a la cobertura planificada

VALLADOLID, 25 (EUROPA PRESS)

La Consejería de Sanidad ha informado de que 59.127 personas han recibido la vacuna antigripal de Novartis --que se aplica a grupos de riesgo y mayores de 70 años--, de las que se han inmovilizado en Castilla y León más de 305.000 unidades, aunque ha aclarado que no hay riesgo alguno para estos pacientes ni tendrán que vacunarse, y ha anunciado que continuará con la campaña de vacunación.

En concreto, la vacuna que se ha inmovilizado, cuya denominación comercial es 'Chiromas', es la que se administra a personas con cierto riesgo como los mayores de 70 años y mayores de 65 institucionalizados (aquellos que viven en residencias de ancianos, de discapacitados, etcétera).

Así lo ha explicado el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, quien, acompañado por el director general de Salud Pública, Agustín Álvarez, han explicado que tras la alerta de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios se han inmovilizado todas las vacunas afectadas, aunque ha insistido en que es una medida de precaución por un "problema de calidad" que no tiene que afectar al propio efecto de la misma ni hay que hacer un seguimiento de los pacientes que la han recibido.

Además, ha asegurado que se continuará con la campaña de la vacunación como estaba previsto y, para ello, se administrará la vacuna 'Fluarix', que habitualmente se utiliza con el resto de población 'diana', también a estos pacientes.

A este respecto, el consejero ha incidido en que hay comunidades autónomas que sólo utilizan esta vacuna para toda la población, pero en Castilla y León se ha decido hace tiempo utilizar también la otra, con coadyuvante, al tener un mejor efecto en estos pacientes, algo que supone una mejora de "calidad", ya que además es más costosa.

AUMENTAR LAS UNIDADES

Con el fin de continuar con la campaña, la Consejería trabaja ya para localizar las dosis necesarias para hacerlo aunque la inmovilización de la citada vacuna podría levantarse próximamente cuando se compruebe que las partículas blancas detectadas no suponen problema alguno, ya que el propio laboratorio Novartis mantiene que son las propias proteínas de la vacuna.

El titular castellanoleonés de Sanidad ha asegurado que esta circunstancia no debe ser obstáculo para continuar con la campaña, en la que la Comunidad alcanza las tasas más altas de vacunación de España, y por ello se trabaja para garantizar el stock de la vacuna.

Sáez Aguado ha insistido en que tal y como informa la agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, "actualmente no hay ningún elemento que indique que hay un riesgo añadido para las personas que ya han recibido las vacunas, y por tanto no es necesario hacer un seguimiento especial de estas personas".

Además, ha explicado el consejero, quien ha aclarado que es una alerta en el ámbito de la seguridad del medicamento y no de salud pública, ha explicado que también se ha contactado con el Centro de Farmacovigilancia y sólo se ha recibido una comunicación de reacción "leve" en todas las vacunas administradas.

Para la inmovilización de estas vacunas, la Consejería ha remitido información a través de la cadena establecida para este tipo de alertas, a través de los servicios territoriales de Sanidad, los equipos de Atención Primaria o residencias de mayores y discapacitados, en colaboración con la Consejería de Familia. Se trata de informar sobre la correcta inmovilización, ya que podría levantarse la misma y volver a administrarse con normalidad.