Sanidad confirma la intoxicación alimentaria en la residencia de Miranda

La Consejería de Sanidad ha confirmado que fue una intoxicación alimentaria la que provocó el fallecimiento de dos personas mayores con pluripatologías previas y diversos síntomas en otras 26 en la residencia Francisco Hurtado de Miranda de Ebro el pasado 9 de julio.

El alimento que causó la intoxicación a estas 28 personas (de 191 que hay en la residencia) fue una carne de ternera manipulada de forma inadecuada triturada para una dieta 'túrmix', que no fue refrigerada inmediatamente después de ser cocinada.

 

Tal y como se sospechó tras los estudios iniciales, la carne fue contaminada por Clostridium prefringens, lo que provocó vómitos, fiebre y diarrea a las personas que la consumieron, han informado fuentes de Sanidad.

 

Para evitar este tipo de situaciones, especialmente en tiempo de calor, hay que recordar algunas recomendaciones para la manipulación de los alimentos con el fin de evitar accidentes microbiológicos que pueden derivar en percances en la salud de los consumidores, han añadido las mismas fuentes.

 

Entre ellos, se deben adquirir alimentos con origen conocido; cocinar correctamente los alimentos; consumir inmediatamente después de ser cocinados; conservar a temperaturas seguras; evitar el contacto entre alimentos crudos y cocinados; mantener los alimentos fuera del alcance de insectos, roedores y animales de compañía; utilizar exclusivamente agua potable y no consumir alimentos perecederos que estén expuestos a temperatura ambiente.

Noticias relacionadas