Sandra Barneda confiesa que siempre que sale de copas... "soy la última en irme"

Su intención es ser madre, un deseo para el que aún no ha encontrado el momento pero que sigue entre sus planes de futuro.

Sandra Barneda vive uno de sus mejores momentos profesionales, y es que tras terminar su andadura en los programas De buena ley y Hable con ellas vuelve a la televisión con un nuevo formato. La presentadora está al frente de Un tiempo nuevo, el nuevo programa de debate político para las noches del sábado en Telecinco. Caracterizara por su rigor informativo y su seriedad ante cámara, la propia Sandra afirma que "es el programa que estaba esperando".

  

Además, la presentadora acaba de publicar su segunda novela, La tierra de las mujeres, con la que pretende hacer reflexionar sobre la importancia de nuestros orígenes. Entre tanto éxito profesional se esconde una de las asignaturas pendientes de la presentadora, su intención de ser madre, un deseo para el que aún no ha encontrado el momento pero que sigue entre sus planes de futuro.

 

Cuéntanos, ¿Qué significa para ti ponerte al frente de este programa?
Es un lujado, no puedo decir otra cosa. Es un lujo y una responsabilidad. Para mí liderar es formar parte de un equipo. Creo que si en España nos dejásemos tanto del "yo" y creyésemos más en el "nos", en la economía colaborativa, todo funcionaría mejor. No voy a pretender tener protagonismo, pretendo que el programa tenga los momentos que tenga que tener. Creo que se han buscado a los mejores y estoy encantada.

 

¿Es este el tipo de programa que estabas esperando?
Sí, este es el programa que estaba esperando, así de claro.

 

Tú ya tienes mucho bagaje en el ámbito político
Sí, pero soy muy nerviosa, a veces mi manera no es al uso. No soy mitómana, porque venga un ministro no lo voy a tratar de manera diferente a un ciudadano. Creo que todos tenemos nuestro lugar en el mundo y todos tenemos que ser igual tratados y respetados. A mí la admiración me la demuestran andando, y eso a veces me ha pasado factura.

 

Háblanos de tu compañero, Javier Ruiz
No he sido nunca muy jerárquica, es un equipo y todo es importante. Creo que Javier es maravilloso, controla muy bien los números y para este programa necesitamos a alguien así. Es un tío que controla de información, es un tío de equipo. Es un luchador y yo soy una luchadora, estoy muy contenta de que formemos equipo.

 

¿A qué político le tienes ganas?
Ahora mismo a Rato, no es político pero lo ha sido. Para mí sería una maravillosa entrevista. No le tengo ganas al que hable por hablar, ese ya no sirve. Es un tiempo nuevo y hay que hablar para la gente.

 

También hay tertulia de humor
Es maravilloso, creo que está bien oxigenar y distender, me apetece que nos indignemos con las respuestas porque eso significa que hay pluralidad de opinión. Vamos a intentar salpimentar, generar humor y darle la vuelta a las cosas. En esa tertulia que no hablarán los que siempre hablan se puede llegar a alguna solución.

 

Pasas de un programa a otro, ¿Has tenido tiempo de vacaciones?
Sí, he tenido dos semanas cuando se acabó "Hable con ellas". He gozado de tiempo, no del que me gustaría pero cuando te ofrecen un programa así es algo que no puedes rechazar. Este mundo es una montaña rusa y yo estoy ahí encantada de la vida.

 

Pasar de Hable con ellas a un programa de debate político es un cambio muy radical
También hacía las mañanas de Ana Rosa dónde tenía una tertulia política. Creo que todos somos poliédricos, si te vas a cenar con los amigos eres de una manera y si estás hablando de un tema que te cabrea eres de otra. En este país se tiende a encajonar, a etiquetar, estoy cansada de los subtítulos, no somos solo de una manera. "Hable con ellas" es un formato maravilloso en el que creo muchísimo, es un punto y seguido. Lo dijeron los de arriba.

 

¿Te gustaría que volviese?
Me lo pasaba muy bien, ser una quinta parte es muy relajado. El personaje va cambiando con cada una. Era un formato distinto del que he aprendido mucho.

 

Surgieron muchos rumores de que entre vosotras no os llevabais bien
Las leyendas siempre van bien. Me sabe mal porque si hubiese sido un formato con hombres quizá no se hubiese dicho eso. Nos hemos respetado muchísimo, como en cualquier equipo te llevas mejor con unos que con otros, pero no ha habido ningún mal rollo. Nos hemos respetado mucho y por eso ha habido momentos grandiosos o en los que nos hemos reído mucho.

 

¿Crees en los políticos?
Creo en los políticos que se dedican a gobernar y a hacer política, la responsabilidad está en que se explique a la ciudadanía y que en momento críticos de la cara. En muchos momentos de nuestra vida metemos la pata y no nos apetece dar explicaciones, pero nos lo pide nuestra familia, nuestra pareja y no hay que esconderse, sino aclarar. A nuestros políticos les ha faltado dar la cara y les ha sobrado corrupción.

 

¿No te da miedo convertirte en una líder de opinión?
Mi tarea no va a ser opinar. En mi casa nunca me he mordido la lengua, aquí sí lo haré. Habrá mucha gente que tenga que opinar y yo lo que tengo que hacer es tratar de ordenar. A estas alturas cualquier tipo de miedo hay que superarlo. No se puede estar a gusto de todos, hay que encajarlo desde que se nace.

 

Se habla mucho de cambio pero al final todo sigue igual
Quiero creer que las cosas se pueden cambiar. Si fuese así los grandes cambios no se habrían producido, no habría una ley de los matrimonios homosexuales. Es una de las pocas leyes que están por encima de lo que pedía la ciudadanía. No gobiernan los políticos, gobierna el pueblo. Tendremos que hablar para llegar a un acuerdo, no se puede cambiar la educación con cada cambio de gobierno.

 

¿Tienes alguna manía especial antes de entrar a un directo?
No, en eso soy muy sosa (ríe). Me pongo muy nerviosa y hace tiempo que me dijeron que me olvidase de mí y escuchase al otro, en eso me relajo. También soy consciente de mis limitaciones, la perfección hace tiempo que la dejé un lado porque a veces te castra. Soy Sandra Barneda y tengo mis inquietudes, trataré de estar a la altura pero no de ser perfecta. Me equivocaré, por supuesto, a veces estaré más acertada que otras.

 

Vuelves con nuevo libro, La tierra de las mujeres
Estoy muy contenta, sale también en catalán, me lo han comprado en México y también estará en polaco. Estoy emocionada, es el segundo elemento que forma parte de una cuatrilogía. Son cuatro libros protagonizados por mujeres, este es un homenaje a la tierra y a los orígenes, es un viaje transformador. Cuenta que no puedes estar armónico contigo mismo si no aceptas el árbol genealógico que te ampara y tu tierra. Es importante estar con tu tierra.

 

Con lo que estamos viviendo, ¿Qué piensas de tu tierra?
Mi tierra está dividida, a veces está utilizada y quiere armonía. Cuando a veces no queremos hablar de una cosa se pone una cortina de humo, cuando no hay comunicación por parte de Madrid se crea una mayor inquietud. Creo que la pelota se ha hecho mucho más grande. Estoy preocupada con Cataluña, hay una inquietud desde hace tiempo y es necesario hablar.