Sancho Lyttle: “Ser española es algo que esperaba desde hace tiempo”

NACIONALIZADA. La pívot estuvo en Salamanca donde firmó ante una jueza como ciudadana española y recibió su nuevo pasaporte. SATISFECHA. “Ahora espero trabajar para dar lo mejor de mí misma”
T. S. H

Sancho Lyttle ya es española a todos los efectos. La jugadora del Perfumerías Avenida firmó ayer ante una jueza en Salamanca su nacionalización, que quedó reflejada en el registro y, posteriormente, recibió su nuevo pasaporte que la acredita como ciudadana de nuestro país. La pívot nacida en San Vicente y Granadinas vio así finalizado un proceso que comenzó hace meses cuando se decidió a dar el paso para una nacionalización que fue aprobada, después de mucho papeleo e innumerables trámites efectuados desde el propio club salmantino, por el Consejo de Ministros el pasado mes de junio.

Como española jugará la próxima temporada en las filas de Avenida y, como tal, acudirá a la selección nacional para disputar el Europeo de la República Checa el próximo mes de septiembre. Sancho, que llegó a España el pasado jueves, partió anoche mismo de nuevo hacia Estados Unidos donde sigue su participación en la WNBA en las filas de las Dream de Atlanta. Un viaje relámpago que, sin duda, ha arrancado muchas sonrisas porque la satisfacción era patente tanto en los miembros de la Federación, como del gerente del club Carlos Méndez, o del seleccionador nacional, José Ignacio Hernández con el que ha pasado muchas de las horas en las que ha estado en España.

Tras la firma y la jura de la Constitución ante la jueza y de posar por primera vez con la bandera española, Sancho atendía a los medios mientras esperaba para acceder al Registro y ofrecía sus primeras impresiones como ciudadada de nuestro país. “Estoy satisfecha. Tenía que hacer este viaje para completar mi propósito y espero ahora trabajar lo mejor posible para dar lo mejor de mí misma”.

Lo peor de esta nacionalización, bromeaba, ha sido el viaje relámpago que ha tenido que realizar. “Sí que estoy cansada. Cogí un avión nada más finalizar de jugar un partido, volé siete horas, he estado aquí un día y hoy mismo cojo otro avión para regresar”. Ahora se espera mucho de ella en la selección. “Yo no sé lo que la gente espera, lo único que puedo decir es que es algo que esperaba desde hace tiempo y felizmente lo he conseguido”, apuntaba con seriedad. “Es mi carácter, cuando toca fiesta, toca fiesta, y cuando toca trabajo, es trabajo”.

Respondió a cómo se encontraba después del golpe en la cara que recibió hace algunas semanas en un partido de la WNBA, que la obligó a ser ingresada en observación. “Estoy bien ahora y espero que no me golpeen en la cabeza nunca más pero cuando las cosas pasan abres los ojos sobre que pueden suceder, así que habrá que tener cuidado”. En Atlanta está compartiendo minutos con Erika de Souza, que será su compañera en las filas de Avenida la próxima temporada. Está satisfecha del trabajo conjunto de ambas. “Estamos muy bien y vamos a jugar siete meses más juntas aquí y estoy orgullosa de que jugamos bien juntas. El juego de Atlanta es bueno para ella, bueno para mí y en España creo que podremos hacerlo igual”.