Sánchez de Vega deja libre el '2' de la lista de Fernández Mañueco

Fernández Mañueco y Javier Iglesias también sispenden en empleo (Foto: F. Oliva)

La marcha del primer teniente de alcalde abre la puerta a la presumible entrada de Javier Iglesias en la lista de la capital para aspirar a la Diputación.

La antesala de la presentación de las listas, que Fernández Mañueco prometió dar a conocer el 15 de abril, ha deparado una de las primeras bajas. Se trata de la de Agustín Sánchez de Vega, exdelegado de la Junta y que hace cuatro años entró en el equipo del alcalde como uno de los hombres fuertes de la candidatura. Sin embargo, a punto de finalizar el mandato anuncia que deja libre un puesto codiciado, el de número 2, que es el que ocupó en abril de 2011.

 

Este puesto es, sin duda, uno de los más codiciados de la lista popular y clave para entender una lista que se anuncia muy cambiada. Presumiblemente, Sánchez de Vega no será el único que abandone un equipo en el que entró como hombre de confianza y uno de los tenientes de alcalde, vinculado a las relaciones con la Universidad de Salamanca y con el alfoz, y que progresivamente ha ido perdiendo protagonismo.

 

Pero ahora la incógnita en torno al número 2 es si Javier Iglesias aspirará desde la capital a revalidar la presidencia de la Diputación. Tras anunciar hace unas semanas el presidente provincial del PP que después de 20 años no repetía como candidato en Ciudad Rodrigo, rápidamente empezaron las especulaciones sobre en qué lista iría, ya que confirmó también entonces que sí aspiraría a un nuevo mandato en La Salina. Para ello, necesita ser concejal electo por alguna localidad.

 

 

A LA DIPUTACIÓN DESDE LA CAPITAL

 

Una de las opciones es la de integrarse en la lista de la capital. Así lo han hecho históricamente muchos presidentes 'populares' de diputaciones en Castilla y León, así que es una opción plausible. Máxime cuando se auguran resultados ajustados, lo que exige además un buen puesto de salida para asegurarse concejalía y poder optar a La Salina. Todo eso lo tenía Iglesias como candidato y alcalde en Ciudad Rodrigo, pero las tornas parecen haber cambiado lo suficiente tras 20 años de mandato como para pensar que el cansancio no es el único motivo para renunciar.

 

Ahí entra en escena el vacante número 2 en Salamanca. El puesto es el que habitualmente ocupan otros presidentes de Diputación que acceden a la institución provincial desde las listas de las capitales de provincia. Y la salida de Sánchez de Vega deja el camino expedito para introducir un cambio, ya sea en la figura de Iglesias o de una mujer (se habla de María Jesús Moro) si Fernández Mañueco hace 'lista cremallera'.

 

 

IMPUTADO Y EN UNA LISTA

 

La decisión tiene, también, su parte complicada porque Iglesias es uno de los cargos del PP que está imputado por un presunto caso de corrupción, el despido de trabajadores habituales de la feria agropecuaria y su sustitución con otros afines al partido. Por este caso ha tenido que declarar dos veces y está pendiente, junto a su diputado de Ferias, Jesús María Ortiz, de si el juzgado abre o no juicio oral. Ese punto en el que, según la doctrina del partido y del propio ministro de Justicia, un cargo debe dejar su puesto o un aspirante no podría entrar en una lista.

 

En todo caso, y en la actual situación judicial, Iglesias concurrirá a las elecciones y a renovar la presidencia de la Diputación como imputado en un caso de presunta corrupción, ya sea desde la lista de la capital o desde cualquier otra localidad, que es otra opción. Recientemente, el presidente del PP zamorano y aspirante a la Diputación de la vecina provincia ha anunciado que, tras presentarse varios años desde el número 2 de la lista a Zamora capital, aspirará a la presidencia desde un pequeño ayuntamiento, el de Casaseca de las Chanas, con el que le une vínculo familiar. Si Iglesias decide encabezar una lista también podría hacerlo como 'paracaidista', una fórmula utilizada para colocar a otros cargos destacados de su gabinete como Carlos García Sierra. 

Noticias relacionadas