San Nicolás, siempre fiel al barrio del Oeste y a sus niños

Un año más, y ya van más de veinte, los niños del barrio del Oeste han recibido la visita de San Nicolás, que llegó cargado de regalos y también de consejos para que los pequeños se porten bien. 

Portando su curioso bastón y un saco lleno de regalos, San Nicolás ha llegado al barrio de Oeste para encontrarse con los niños que cantaban villancicos y otras canciones infantiles con las que daban la bienvenida a la temporada navideña. 

 

De la mano de la Asociación alemana Max Moritz, que tiene su sede situada en la Asociación  de Vecinos Zoes, San Nicolás ha aparecido sorprendiendo a los pequeños que entre poco más de un año y 7 le esperaban ansiosos. No ha faltado la pregunta de rigor: "¿Habeis sido buenos?" ni, por supuesto, la respuesta unánime: "Sí". Ha sido entonces cuando San Nicolás ha tomado asiento y ha ido llamando uno por uno a los pequeños y, con su libro mágico, ha ido relatando las cosas buenas y malas que cada uno de ellos ha realizado durante el año. 

 

Pequeñas travesuras que todos han asegurado que van a corregir para después recibir el obsequio que San Nicolás les ha entregado y que han recibido con evidentes muestras de ilusión.