Saltan las alarmas

NUEVA DERROTA. La UDS fue superada por el Albacete en un partido en el que los locales fueron mejores y no tuvieron problemas para controlar el ataque unionista
Área 11 /ALBACETE

El Salamanca sólo fue ambicioso en los veinte minutos iniciales del encuentro, y lo pagó. Después, el Albacete se fue haciendo con el control del encuentro y acabó venciendo con justicia. Un resultado nefasto para los intereses charros, la cuarta derrota seguida para el conjunto salmantino, que ve ahora la barrera de la salvación a cuatro puntos de distancia. El equipo notó las bajas, y las probaturas en el once inicial no acabaron de funcionar con un fútbol estéril que se acabó estrellando ante un Albacete con diez jugadores en los últimos 25 minutos. Pinta mal este enfermo unionista.

Empezó mejor el Salamanca en este duelo de necesitados, y fruto de ello se produjeron las primeras llegadas charras ante el marco de Navas en un buen cuarto de hora inicial de la Unión. Un disparo de Juanpa desde la frontal del área lo sacaba con apuros el guardameta costarricense y pocos minutos después nueva oportunidad visitante en un remate fuera de Toti. Pero con el paso de los minutos el Albacete se fue haciendo fuerte en el centro del campo, sobre todo a partir del minuto 23 cuando una acción de Calle lo dejaba solo ante Biel Ribas, pero su remate picado salía rozando el poste.

A partir de ahí, ambos equipos mostraron muchos nervios e imprecisiones. Las ocasiones brillaban por su ausencia. Los locales tenían el balón pero no generaban peligro ante la meta de un Salamanca que se echó hacia atrás. En la recta final, el Albacete se animó buscando las bandas, con varias oportunidades para marcar.

El primer susto para los charros llegó en un centro de Tato al que Calle no llegó al remate por muy poco. Pudo marcar Antonio López poco después en un disparo lejano que hallaba la respuesta de un atento Biel Ribas. En el córner posterior, Camacho remataba alto. Ya en el descuento, el propio Camacho pudo marcar en otro saque de esquina, pero su testarazo lo despejó de nuevo el guardameta mallorquín. El Salamanca fue de más a menos, y se fue feliz al vestuario aguantando el cero a cero inicial.

Comenzó mejor el equipo local en el segundo periodo. El Salamanca se echó atrás, y las primeras ocasiones eran albaceteñas como un disparo que se fue alto de Núñez. Un remate del propio jugador, poco después, lo desviaba un zaguero charro y se iba al lateral de la red. Calle pudo marcar el uno a cero en un mano a mano ante Biel con idéntico destino, la red pero por la parte de fuera.

El acoso del Albacete era absoluto y el cántaro se rompió a los diez minutos, cuando un centro de Sousa lo remataba Tato, el balón tocaba en Goikoetxea despistando a Biel, daba en el poste y acababa dentro. Un gol de churro pero que sería el aldabonazo a las aspiraciones unionistas.

A partir de ahí, el Salamanca fue un quiero y no puedo. Sólo inquietó el cuadro visitante con centros y balones por alto que siempre fueron para Keylor Navas y sus centrales. La única ocasión clara llegó ya en el minuto 72, un cabezazo que se iba fuera de Kike López. Los locales ya estaban con diez por la expulsión por doble amarilla de Toni. Los manchegos se limitaron a controlar el juego apoyándose en la veteranía de jugadores como Antonio López o Calle. En ese tramo final no hubo apenas ocasiones, solo un disparo de Miguel Núñez a diez del final que sacó Biel Ribas. El partido languidecía, con dominio estéril del Salamanca y con un Albacete que supo aguantar con uno menos. Una derrota que puede costar cara a un cuadro salmantino escaso de ideas ofensivas.

Después de este partido, el Salamanca se mantiene en decimonovena posición, pero ve cómo la permanencia se aleja un punto más debido al empate del Nástic ante el Tenerife y ya se encuentra a cuatro. Mientras tanto, por debajo, aventajan ya sólo en tres puntos tanto a los tinerfeños como al Albacete. Además, con este resultado el golaverage entre ambos equipos queda empatado, ya que en el Helmántico el resultado fue también de 1-0. El precipicio hacia Segunda División B cada vez se acerca más.