Salta la polémica en Masterchef: la mujer de Pablo Alfaro se siente utilizada

Mónica Rosón, Miss Sevilla en 1996 y esposa del deportista Pablo Alfaro, era una de estas candidatas. Su sueño de entrar a formar parte del programa se esfumó cuando el jurado consideró que su plató no cumplía con las espectativas del programa.

La nueva edición de MasterChef no se ha escapado de la polémica. Si en el año pasado el plato 'León come gamba' de Alberto ocupó numerosos titulares en la prensa española y memes en las redes sociales, esta vez ha sido una excandidata la que se ha convertido en el azote del talent show.

 

Todo pasó hace unas semanas cuando en la primera fase de clasificación el jurado compuesto por Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz tenían que elegir a los quince concurantes definitivos del programa.

 

Mónica Rosón, Miss Sevilla en 1996 y esposa del deportista Pablo Alfaro, era una de estas candidatas. Su sueño de entrar a formar parte del programa se esfumó cuando el jurado consideró que su plató no cumplía con las espectativas del programa. A su salida,Eva González la abrazó y explicó que Mónica era amiga suya, queriendo demostrar así que en MasterChef no hay 'ni trampa ni cartón', ni favoritismos 'ni amigos de'.

 

Unas palabras que no han pasado en vano para la Miss Sevilla que ha dado su opinión sobre todo lo vivido en el programa de TVE en su canal de YouTube con este polémico título:"¿MASTERCHEF O MASTER EN UTILIZAR A LAS PERSONAS?".

 

Cinco minutos en los que la modelo no deja títere con cabeza: "Se me hace partícipe de un circo en el que no he querido participar y se aprovechan. Nunca lo he usado para nada. No tienen que utilizarlo si a mí no me da la gana. Pero lo han hecho y me tengo que defender.Me parece una vergüenza que en este país, en 2016, se siga vendiendo eso de 'mujer de'. A mí no me hace falta hacerme famosa. Me da igual. Pero se han dicho una serie de cosas que no salen de mí. Sale de mí decir el nombre de mi marido, sí, pero si a ti te preguntan en un momento en el que estás vulnerable, y te insisten en que lo digas una vez, otra vez y otra vez, ¿qué haces? Además les pido que no la emitan. Es circo, como cuando Eva comenta lo que comenta. Eva y yo somos compañeras de trabajo, como vosotros con los vuestros, con los que no tenéis ningún tipo de relación. Es un programa que se emite para miles de personas y tú te tienes que aguantar... ¿Por qué? Conmigo han pinchado en hueso. No me da la gana. Me parece un abuso y una falta de respeto. Usar a las personas es tan denigrante que no se puede tolerar. Quieren que me calle y no me voy a callar. Y como el programa no va a rectificar, hago este vídeo sin pretender nada. Me han ofrecido trabajar en restaurantes para que me calle, pero lo que yo consiga prefiero conseguirlo por mí misma".

 

Por su parte, la productora del programa ha desmentido tales acusaciones en unas declaraciones realizadas a VerTele: "Nunca se le ha ofrecido nada para callarla porque no hay nada que callar, solo ha habido un ánimo de ayudarle para que la gastronomía fuera el centro de su vida como ella misma nos pidió".