Saloro culmina los trámites para iniciar la extracción de wolframio en Barruecopardo

La empresa, dispuesta a comenzar "de inmediato" una vez tenga el 'sí' definitivo de la Junta de Castilla y León

El apoderado general de Saloro, Stephen Nicol, entregó ayer en el Servicio de Industria, Comercio y Turismo de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Salamanca, los documentos requeridos por la Administración Autonómica para cumplimentar el último trámite previo a la concesión del permiso de explotación de la mina de wolframio en Barruecopardo, según el comunicado emitido esta misma mañana por los servicios de comunicación de la empresaa.

En éste, se explica que una vez que las autoridades estudien y certifiquen que la documentación presentada por la compañía cumple con todos los requisitos solicitados por la Junta de Castilla y León, el ejecutivo regional evaluará su aprobación, la cual permitiría a la empresa iniciar la construcción de la mina para la explotación del yacimiento minero de wolframio "a efectos inmediatos".

El proyecto presentado por Saloro cumple, continúa la nota, "con los preceptos exigidos para garantizar la sostenibilidad medioambiental en la zona, prestando una especial atención a aquellas normativas internacionales relacionadas con la salud, la seguridad y el medioambiente".

La actividad minera proyectada en Barruecopardo ha sido diseñada de forma que minimice cualquier impacto medioambiental que pueda causar. Así, el proyecto contempla un proceso de extracción del mineral de la roca simple y económico. Éste consiste en extraer y reducir el tamaño de la roca para, posteriormente, separar el mineral de la roca por medio de agua, usando métodos gravimétricos.

PERSPECTIVAS DEL PROYECTO A FUTURO

El estudio realizado por Saloro para conocer la viabilidad y robustez técnica y económica del proyecto de minería de Barruecopardo, revela que esta iniciativa reportará grandes beneficios socioeconómicos a la comarca, reza el comunicado. El informe calcula que la mina producirá una media de 227.000 mtu (2.270 toneladas) de wolframio al año. Esta cifra supone entre el 10 y el 12 % de producción de wolframio a escala mundial, no procedente de China.

La compañía prevé una inversión total de 200 millones de euros durante los primeros nueve años de vida de la mina. La mayor parte de esa cantidad se destinará a sueldos y servicios. En términos de empleo se espera crear 110 puestos de trabajo directos y alrededor de 200 indirectos.

El pasado día 3 de julio tuvo lugar en el Ayuntamiento de Barruecopardo la firma del convenio de colaboración entre la empresa minera y el consistorio, según el cual Saloro se compromete a aportar al presupuesto municipal 100.000 euros anuales –en concepto de tasas y arbitrios municipales– durante el período de vigencia del proyecto. Si éstos no alcanzaran dicha cantidad, la compañía realizaría una contribución económica adicional hasta completarla.

Además, la compañía pagará al Ayuntamiento de Barruecopardo 270.000 euros, repartidos en tres pagos desde la firma del acuerdo hasta el comienzo de las actividades de producción, en concepto de anticipo de la contribución económica adicional. El primero de dichos pagos ya se ha efectuado. Por su parte, el Ayuntamiento apoyará el avance del proyecto y, dentro de sus posibilidades, agilizará los trámites de obtención de licencias y la materialización del mismo.

Saloro lleva trabajando en la preparación y adecuación de toda la documentación necesaria para conseguir el permiso de explotación de la mina de wolframio en Barruecopardo desde enero de 2011. En ese momento, presentó un primer documento que ha ido completando y al que ha ido incorporando los consejos y requerimientos solicitados por las autoridades reguladoras de Castilla y León y otras instituciones involucradas. Desde entonces y hasta la actualidad, Saloro ha mantenido un diálogo abierto y constante con dichos entes públicos con el fin de asegurar que el documento definitivo cumpla con todos los requisitos necesarios para su aprobación.