Saloro construirá las nuevas instalaciones mineras tras el verano en Barruecopardo

La empresa, que tiene la concesión para explotar la mina de wolframio de Barruecopado, espera tener los permisos urbanísticos para levantar las instalaciones después del próximo verano.

La empresa que va a explotar la mina de wolframio de Barruecopardo espera dar los últimos pasos para devolver la actividad a la explotación después del verano. Será entonces cuando espera iniciar la construcción de las instalaciones necesarias para volver a extraer el mineral de esta mina después de más 30 años de parón. Así lo han anunciado los responsables de Saloro en la visita que ha realizado este 18 de marzo el consejero de Economía de la Junta, Tomás Villanueva.

 

Villanueva ha participado esta mañana en la visita que autoridades del municipio, encabezadas por su alcalde, Jesús María Ortiz, han realizado para conocer el proyecto de manos de la propia empresa promotora, Saloro. Durante el acto el consejero de Economía, que ha seguido de cerca el largo proceso de obtención de los permisos por parte de la empresa, ha podido conocer los detalles del proyecto, desde la historia de la mina hasta las propiedades del mineral, pasando por el empleo y la inversión previstas. Después las autoridades se han desplazado al enclave minero para visitarlo.

 

La empresa cuenta ya con todos los permisos ambientales para el inicio de la explotación y en cuanto consiga las licencias urbanística empezará con la construcción de las nuevas instalaciones necesarias ya que en la actualidad el enclave minero se reduce solo a la corta de terreno donde se produce la extracción. El proyecto para recuperar la mina, que se cerró en 1982, ha ocupado los últimos ocho años por parte de Saloro. Los últimos pasos se han estado dando en los últimos meses: en febrero de 2014 se dictó declaración de impacto ambiental; en diciembre de 2014 se modificaron las normas urbanísticas de Barruecopardo para permitir las edificaciones; y el pasado día 5 de febrero de 2015 se oficializó la licencia de explotación, concedida en noviembre.

 

Además, la empresa está abriendo en estos días su nueva oficina Barruecopardo, que tendrá un papel fundamental en la contratación de personal. La intención de Saloro es empezar a recibir candidaturas de posibles trabajadores después de Semana Santa. Hay que recordar que la empresa pretende que en su mayor desarrollo la mina llegue a dar trabajo a 100 personas y que se cree empleo indirecto para otras 200.

 

Recipiente con el material que se extrae de la mina.

 

En la primera fase de explotación, para lo que ya se han invertido 12 millones de euros, prevé un periodo de extracción inicial de 9 años. Si la explotación confirma todas las posibilidades que se han detectado en los estudios, se prolongará más en el tiempo y hará posible una inversión total de 50 millones. La empresa calcula que de la mina de Barruecopardo saldrá el 12% de la producción mundial de este mineral considerado estratégico por la UE ya que actualmente el 75% de la producción está en manos de China.

Noticias relacionadas