Salom, victoria y liderato

Álex Rins (KTM), segundo, y Maverick Viñales (KTM), tercero, cediendo este último el liderato del Mundial al campeón en el circuito catalán.

El piloto mallorquín de Moto3, Luis Salom (KTM), ha logrado la victoria en el Gran Premio de Catalunya, que se ha disputado este domingo en el circuito de Montmeló, gracias a un tiempo de 41:15.331 con el que cruzó la meta primero por delante de sus compatriotas Álex Rins (KTM), segundo, y de Maverick Viñales (KTM), tercero, y quien cedió el liderato del Mundial al campeón en el circuito catalán.

  

Así, Salom cierra un fin de semana perfecto en donde después de firmar la 'pole' el sábado, consiguió una victoria el domingo que le catapulta a la primera posición de la clasificación, cinco puntos por delante de Viñales, quien terminó salvando el Gran Premio con la tercera posición. Además, Rins firmó una meritoria segunda posición que le mantiene en la pelea del Mundial.

  

Sin embargo, cuando el semáforo verde se encendió, sólo un giro le duró la primera posición a Salom ante Rins que, pilotando en casa, salió con fuerza para tomar la cabeza de carrera en la primera posición. Mientras, Álex Márquez (KTM) aguantaba el tirón y se enganchaba al grupo, al igual que Efrén Vázquez (Mahindra), recuperado de su lesión en la clavícula, y el líder del Mundial, Viñales.

  

Además, el australiano Jack Miller (FTR Honda) se apuntaba a la fiesta al igual que el portugués Miguel Oliveira (KTM) que, saliendo segundo, formaron el grupo de cabeza junto a los españoles en las primeras vueltas. Con la primera posición bailando, Salom prefería colocarse detrás y ceder la iniciativa a un Rins que presentaba su candidatura a la victoria.

  

Sin embargo, pronto se encontró con un hueso duro de roer en esta empresa. Viñales, con problemas en la calificación y durante todo el fin de semana, borraba todas esas malas sensaciones y decidía atacar y colocarse primero de un grupo de siete que terminó reduciéndose a los cinco pilotos españoles.

  

Curva a curva, Vázquez aguantaba el ritmo y veía desde atrás como Salom decidía atacar a falta de once vueltas para intentar bajar el ritmo y escaparse. Sin embargo, Márquez y Viñales frenaban el primer intento del mallorquín mientras Rins continuaba planificando su estrategia de final de carrera a lomos de su KTM.

  

Así, y pese a una primera intentona fallida, de nuevo Salom volvía a ser el más fuerte y, rodando hasta un segundo más rápido que lo visto antes en toda la carrera en Montemeló, trataba de nuevo la escapada. A falta de dos vueltas, Márquez y Vázquez se descolgaban del grupo de cabeza dejando la emoción del podio para el final en un trío de pilotos.

  

Sin embargo, ninguna sorpresa deparó la última vuelta, con Salom primero por delante de Rins y Viñales, y con un ritmo altísimo que nadie pudo alcanzar. Lejos de cualquier emoción, no se vio un sólo adelantamiento en el final de carrera y el mallorquín cruzaba la meta primero, con el de Barcelona segundo, y el de Girona tercero.