Salom aprieta el Mundial con una merecida victoria

Cruzó la meta por delante de sus compatriotas Álex Rins (KTM), segundo, y de Maverick Viñales (KTM), que terminó tercero.

  

El piloto español de Moto3 Luis Salom (KTM) se ha alzado con la victoria en el Gran Premio de Italia, disputado este domingo sobre el trazado de Mugello, después de cruzar la meta con un tiempo de 39.53.827, por delante de sus compatriotas Álex Rins (KTM), segundo, y de Maverick Viñales (KTM), que terminó tercero.

  

En una gran carrera apretada y luchada hasta el final, Salom se hizo con la victoria, la segunda de la temporada tras el primer triunfo en Catar, y se coloca ahora a tan sólo cuatro puntos del líder del Mundial, Viñales, quien cerró el podio después de sufrir durante toda la carrera problemas en el motor de su moto.

  

Desde la 'pole' partía el alemán Jonas Folger (Kalex KTM), el único que parece poder romper la hegemonía española en esta categoría, y que llegó a comandar gran parte del inicio de la carrera hasta que Viñales decidió atacar. Así, Maverick enseñaba los dientes y mostraba su candidatura a la victoria en Mugello en los primeros giros.

  

Por su parte, Salom recuperaba posiciones desde el mismo momento que el semáforo se ponía en verde y rápidamente tomaba posiciones de cabeza junto a Rins y Álex Márquez (KTM). Los cuatro viajaron de la mano en la primera parte de la carrera, comandados por un Viñales. Además, a la fiesta se unía el portugués Miguel Oliveira (Mahindra), que cogía el testigo de Folger en lo de plantar cara a los españoles.

  

Así, ninguno de los pilotos pudo escaparse en el trazado italiano y la emoción quedó para el final, en una carrera lenta, de rebufos, en donde no se vieron muchos adelantamientos. En la última vuelta, hasta seis motos peleaban por la victoria en hilera.

  

Sin embargo, fue Salom quien se ponía primero tras esperar hasta el final mientras que Rins era el único que abría gas al máximo para seguir la estela del mallorquín. En una última vuelta sin mucha emoción, Salom se hacía con la victoria sin oposición, justo por delante de Rins y Viñales. Además, Oliveira fue cuarto y Márquez quinto.