Salgueiro inaugura las mejoras del Aula Arqueológica de Siega Verde

Actuación. La Junta ha invertido más de 300.000 euros en renovar este espacio. Proyección. Entrará dentro del circuito de promoción de los lugares de la Comunidad que son Patrimonio de la Humanidad
Mondrián / David Rodríguez

La designación el pasado 1 de agosto del yacimiento rupestre de Siega Verde como Patrimonio Mundial de la Humanidad ha supuesto un pequeño boom para este lugar, en forma de mayor número de visitas. Para que éstas se puedan realizar en las mejores condiciones y con más facilidades, el aula arqueológica anexa (que también sirve como centro de recepción de visitantes), ha sufrido una serie de mejoras, que incluso ya se venían realizando antes de conseguir la declaración de la Unesco.

Para comprobar el resultado de estas obras e inaugurar el nuevo aspecto del lugar, la consejera de cultura y turismo de la Junta de Castilla y León, María José Salgueiro, se desplazó hasta Siega Verde, “un lugar que es una maravilla”, según sus palabras.

La Junta ha invertido más de 330.000 euros en las obras de mejora de las instalaciones, tanto por fuera como por dentro. El primer cambio que observarán las personas que se acerquen a Siega Verde es la mejora en la zona de aparcamiento, para permitir la llegada de un mayor número de vehículos. A la vez, se ha realizado una mejora paisajística, con la plantación de varios árboles y arbustos, en el entorno del aula.

Renovación
En lo que es el aula en sí, se ha mejorado el aspecto exterior del edificio, y se ha acondicionado la cubierta, ya que se habían detectado algunas humedades en el interior. Mientras, en las salas didácticas que hay en el interior del aula, se han incorporado nuevos recursos didácticos. El objetivo de todas estas mejoras es adaptar los diversos espacios al previsible mayor número de turistas que va a llegar hasta allí, pero también desde colegios o universidades; por eso las reformas han tenido como ejes tanto las necesidades turísticas como las didácticas.

Según los datos de la propia Junta de Castilla y León, desde el descubrimiento de los grabados en 1988, el ente autonómico ha invertido allí casi un millón de euros, de los cuales algo más de 500.000 han llegado en esta legislatura. Salgueiro explicó que han intentado “colocar a Siega Verde al mismo nivel que Atapuerca, y que sean dos lugares esenciales para el estudio de la Prehistoria”. Para ello se ha trabajado en la protección del lugar, y también en estrechar colaboraciones con yacimiento vecino de Foz Côa.

La consejera realizó una completa visita, recorriendo el interior del aula, y después bajando a ver de cerca los grabados. En la visita estuvo acompañada de los alcaldes de los municipios cercanos, y de representantes del Instituto de Gestión del Patrimonio Arquitectónico y Arqueológico de Portugal (Igespar), dependiente del ministerio de Cultura portugués. Salgueiro agradeció el apoyo de Portugal, que fue clave para preparar el expediente ante la Unesco.

Por otra parte, remarcó la importancia de que “al igual que los grabados superan las fronteras nacionales, la colaboración debe ser también conjunta”.