Salamaq repite mimbres por tercer año y se presenta sin un presupuesto creíble

Javier Iglesias y el diputado del área, en la presentación de Salamaq 2016.

El presupuesto oficial es menor, pese a gastos como el nuevo coordinador, y está lejos de la liquidación oficiosa que arroja pérdidas. El programa se mantiene casi idéntico, salvo el encuentro 'vis a vis' entre importadores de varios países y productores de carne, aceite, vino o miel.

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, ha presentado hoy Salamaq 2016, la tercera edición que organiza directamente la institución salmantina desde que el propio Iglesias decidiera impulsar la desaparición de la institución ferial y la anterior e histórica Agromaq. Para esta tercera experiencia, las cifras configuran una feria básicamente igual a la que había y a la de los dos últimos años, algo que se corrobora con las declaraciones que hablan de nuevo de excelencia, internacionalización e innovación. Pero lo que le falta es un presupuesto creíble porque la cifra ofrecida es menor que la del año pasado y, especialmente, porque está muy lejos de la liquidación oficial y del coste oficioso.

 

Según Javier Iglesias, el presupuesto de la agropecuaria y la exposición de ganado, que se celebran paralelamente, es de 858.000 euros, casi a partes iguales entre los dos eventos. Esto es una cifra casi 30.000 euros inferior a la del año pasado, cuando se declaró en la presentación que iba a costar 886.100 euros, entonces, 20.000 euros más que la edición precedente, que realmente se anunció por 838.000 euros. Las cifras no cuadran, y el propio presidente ha tenido dificultades para especificarlas, porque hay que añadir gastos como la dotación económica de un nuevo coordinador. Y porque difieren mucho de la liquidación oficial, con 138.000 euros de beneficio, que contrasta con las cuentas de la oposición.

 

Según los datos oficiales facilitados por la intervención, el coste total de Salamaq y la exposición de ganado fue en 2016 de 981.900,70 euros, mientras que los ingresos conseguidos sumaron 502.297,40 euros; las dos citas organizadas por la Diputación arrojarían pérdidas de 389.603,30 euros. 

 

El PSOE denunció el año pasado que ya en 2014 la realidad fueron unas pérdidas de 140.000 euros, sin contar el gasto en obras, que la Diputación no contabiliza en el presupuesto de la feria. Y en 2015, según las cuentas de Ciudadanos y Ganemos, sacadas a partir de los datos oficiales facilitados por la intervención, el coste total de Salamaq y la exposición de ganado fue de 981.900,70 euros, mientras que los ingresos conseguidos sumaron 502.297,40 euros; por lo tanto, las dos citas organizadas por la Diputación arrojan pérdidas de 389.603,30 euros, que se elevan cerca de los 800.000 euros contabilizando otros gastos computables.

 

 

LAS MISMAS DIMENSIONES

 

Al margen de lo económico, las cifras de Salamaq dibujan una feria esenciamente idéntica a la de los últimos tres años. Lejos del triunfalismo de la Diputación, cuyo presidente la describe como una feria "de máximos", los números pintan un evento calcado al de sus últimos años, bajo la organización de IFESA o con la Diputación al frente.

 

Los 530 expositores, procedentes de España, Portugal y Francia, además de una delegación de China, y más de 42.500 metros cuadrados ocupados de 2015 son menos que los 481 en 42.585 metros cuadrados de este año; a portugueses, franceses y chinos se suman la presencia de importadores de Holanda y Chile, una internacionalidad en la línea de los últimos años. La feria del sector agropecuario contaba el año pasado con 203 expositores en 21.500 metros cuadrados, por los 205 en 25.000 de este año. Y los 282 ganaderos y 1.600 cabezas de ganado de 2015 son casi los mismos que se anuncian este año, 281 y 1.638. Por supuesto, todo ello supone el lleno casi total porque el espacio no da para más.

 

Además, repiten las jornadas técnicas, el concurso de Limusin, la presencia masiva de Portugal y de la 'hermana' Nueva Aquitania francesa, la presentación del informe de Caja Duero sobre el sector agrario... De lo nuevo, la presencia de una delegación de Costa de Marfil con interés en introducir razas salmantinas en su país y la celebración de encuentros entre una serie de importadores extranjeros y productores salmantinos de carne, aceite, vino o miel.

Noticias relacionadas