Salamanca y su relación con el 'cabezón'

Isabel Ocampo, que persigue segundo Goya con la película ‘Evelyn’ tras el que consiguió el 2009, puede aumentar la lista de ‘cabezones’ que el cine nacional ha repartido entre los cineastas de Salamanca en los últimos años.

 

La directora salmantina Isabel Ocampo aspira a conseguir su segundo Goya en la gala del cine español que se celebra la noche de este domingo. En 2009 ganó el primero al mejor corto de ficción por la película ‘Miente’ y ahora está nominada como mejor directora novel con ‘Evelyn’.

 

Ocampo forma parte de esa cosecha de directores que cargan con las responsabilidad de impulsar nuestro cine y forma parte de este trébol de candidatos que han hecho de su primera película una propuesta interesante y, en esta edición, muy variada. Se puede decir que de entre los nominados se tocan los diferentes ‘palos’ del cine español más actual, desde el thriller psicológico al cine de animación, pasando por el experimental y arriesgado y las producciones de trasfondo social.

 

Ante nombres como Paco León (Carmina o Revienta), Juan Gato (Las aventuras de Tadeo Jones), Oriol Paulo (Miente), Isabel Ocampo con su película ‘Evelyn’ no tiene fácil volver a levantar como propio al conocido como ‘cabezón’, pero al trabajo que hay detrás de esta película de denuncia social le sobran argumentos para ser premiada y pasar así a la lista de ganadores salmantinos que se han alzado con el máximo reconocimiento del cine español.

 

Y es que se puede decir que nuestros cineastas han sido ‘habituales’ en diferentes candidaturas en los últimos años e incluso se han conseguido varios éxitos importantes.

 

El año pasado Chema de la Peña, con su película 23-F, estuvo en la gala para respaldar a su actor Juan Diego, que nominado como mejor actor secundario. El que sí ganó el Goya fue Kike Maillo, que aunque catalán es de ascendencia salmantina y fue reconocido como la mejor interpretación masculina del año.

 

Especialmente emocionante para los salmantinos resultó la edición de los Goya de 2011 en la que el director Rodrigo Cortés logró el Goya al mejor montaje con su película ‘Buried’. Un largometraje que obtuvo además otros dos Goya –guión original y sonido-, y tuvo siete nominaciones más.

 

La protagonista de hoy, Isabel Ocampo, sorprendió a todos con su primer corto de ficción ‘Miente’ reconocido como el mejor de 2009.

 

Aquel Goya rompió una sequía en la relación con el cine salmantino que se remontaba a los años 90 en los que fueron los actores procedentes de nuestra provincia los grandes protagonistas. La grandísima Charo López recogió por fin en 1998, como mejor actriz de reparto, un Goya que ya le estaba empezando a deber el cine nacional gracias a su interpretación en la película ‘Secretos del corazón’. En 1991 ya había sido nominada como mejor actriz por ‘Lo más natural’.

 

En 1996 fue Santiago Ramos el que recibió el aplauso de todos por su enorme interpretación en la película de Miguel Hermoso ‘Como un relámpago’.