Salamanca y Santa Marta se alían contra el parque comercial Family

Críticas. El Partido Socialista denuncia que ambos ayuntamientos han presentado alegaciones a la concesión de la licencia y lamenta que el Partido Popular “intervenga en asuntos de otros municipios”
e. bermejo
El Partido Socialista denunció ayer la postura del Partido Popular en el Ayuntamiento de Salamanca en contra de la concesión de la licencia necesaria para la puesta en marcha de una superficie comercial en el término municipal de Carbajosa de la Sagrada.

Cabe recordar que hace dos años ya se denegó esta licencia por parte de la Consejería de Economía de la Junta, y también entonces el PP capitalino interpuso la misma alegación que ahora, basada en tres puntos fundamentales: el primero, que no se puede concentrar todo el comercio en la misma zona; el segundo, que el nuevo espacio comercial generaría graves problemas de tráfico en la zona y el tercero y último, que el transporte público no es lo suficientemente potente para llevar a los muchos compradores que se darían cita en el lugar.

Dos años después de aquella denegación, la historia se repite, según el PSOE, sólo que en esta ocasión el promotor del Family Village ya no es el grupo francés Altarea, sino el salmantino-madrileño Sierra Pacani, y el proyecto se denomina Family Salamanca y se ajusta a la nueva normativa, la de la Ley Bolkestein, que viene a decir que toda oferta comercial es compatible y complementaria con otra. En este sentido, la empresa promotora y la Junta han ido de la mano durante los últimos meses.
“Cinismo político brutal”
El portavoz de Urbanismo del Ayuntamiento de Salamanca, Joaquín Corona, criticó ayer “que el PP de Salamanca intervenga en asuntos de otros municipios” y catalogó de “cinismo político brutal el hecho de hablar de problemas de tráfico, que es competencia exclusiva del Ayuntamiento de Carbajosa”.

Corona recordó que la nueva superficie ronda los 30.000 metros cuadrados edificables, más de 10.800 de superficie de venta, 1.000 plazas de aparcamiento subterráneas y en superficie, 33 millones de inversión y la creación de 300 puestos de trabajo directos y otros tantos indirectos. Además, aseguro que es “la incompetencia de las administraciones públicas” la que impide la puesta en marcha de un proyecto importante, “que son las mismas que clamaban para que Salamanca tuviera autovías para despegar”, y cargó duramente contra el actual alcalde de Carbajosa, “que mantiene un vergonzoso silencio sobre la situación”.

En este sentido, el actual portavoz del Grupo socialista en Carbajosa, y ex alcalde, Juan José Martín Cilleros, recordó su pelea por un proyecto “que no sólo beneficia a los habitantes de Carbajosa, sino a todos los salmantinos”, así como los faxes diarios que enviaba a Juan Vicente Herrera, en los que le recordaba que no era necesario “desplazarse a Brasil para buscar inversores, que a 200 kilómetros, en Madrid, tenía el Grupo Altarea. Hoy le recuerdo que tenemos más cerca aún, en casa, a una empresa importante que quiere invertir en una época difícil en la que tenemos que remar todos en la misma dirección y se permite por segunda vez cercenar un proyecto de tanta envergadura”.

Por todo ello, Martín Cilleros exige al actual alcalde, Pedro Samuel Martín que rompa “su silencio, su sumisión a los intereses partidistas y que convoque con carácter de urgencia a la Comisión de Urbanismo, o un pleno extraordinario para desestimar las alegaciones del Ayuntamiento de Salamanca y para que se continúe con el trámite de la licencia”.

Santa Marta de Tormes
Las críticas socialistas también pusieron de manifiesto que el Ayuntamiento de Santa Marta “insinúa que el nuevo proyecto comercial no sería favorable para los intereses de la zona”, según Joaquín Corona, que aseguró que el tráfico no será ningún problema, como demostró un estudio realizado por una empresa externa.