Salamanca, una jornada más en alerta por máximas que pueden superar los 38 grados

Protección Civil y Emergencias advierte de que hay que tener en cuenta de que las altas temperaturas favorecen el riesgo de incendios, por lo que pide extremar las precauciones en este sentido.

La ola de calor, que desde el pasado jueves afecta a toda la Península y durará entre una semana y diez días, dejará este domingo 23 provincias en alerta amarilla y naranja por temperaturas máximas, según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

  

Así, se activará la alerta naranja (riesgo importante) por altas temperaturas en Córdoba, Huelva, Sevilla, Toledo, Madrid, Badajoz, Cáceres, La Coruña, Lugo, Orense y Pontevedra donde los termómetros llegarán a marcar 39 y 40 grados.

  

Por su parte, se activará la alerta amarilla (riesgo) en Jaén, Huesca, Teruel, Zaragoza, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Ávila, León, Salamanca, Valladolid y Zamora con temperaturas máximas que oscilarán entre los 36 y los 38 grados centígrados.

  

El cielo seguirá despejado en la mayor parte del país, pero se podrán observar algunos intervalos de nubes en el norte de Galicia, zona del Cantábrico y en los Pirineos donde habrá posibilidad de que caiga alguna tormenta débil y aislada. En Canarias, el cielo se mantendrá nublado en el norte del archipiélago.

 

  También soplará viento flojo variable en casi todo el país. En el cuadrante noroeste peninsular, noreste de Gerona y archipiélago canario el viento será flojo a moderado del componente norte. En el tercio sur el viento será de componente este, donde soplará con rachas fuertes en el litoral de Galicia y con intervalos de muy fuerte en el área del Estrecho.

  

Por ello, se activará la alerta amarilla (riesgo) por fenómenos costeros en Cádiz y Ceuta y la misma alerta por viento en Cádiz por rachas que alcanzarán hasta los 70 km/h en el litoral y los 80 km/h en la zona del Estrecho.

 

RECOMENDACIONES DE PROTECCIÓN CIVIL

  

Protección Civil y Emergencias advierte de que hay que tener en cuenta de que las altas temperaturas favorecen el riesgo de incendios, por lo que pide extremar las precauciones en este sentido, así como tomar algunas medidas de prevención como limitar la exposición al sol, evitar ejercicios físicos prolongados en las horas centrales del día e interesarse por las personas mayores y enfermas próximas.

  

También, aconseja mantenerse en lugares bien ventilados e ingerir comidas ligeras y regulares, ricas en agua y sales minerales como frutas y hortalizas así como beber frecuentemente agua o líquidos.