Salamanca sigue al alza y su crecimiento económico será de un 2,8% en 2016

Un informe elaborado por Caja España-Duero prevé que la economía de la provincia crezca un 2,8%, una décima por encima de la media regional. Se sitúa a la cabeza junto a Burgos, Palencia y Valladolid.

El crecimiento económico para Salamanca será del 2,8% en el año 2016. Éstas son las previsiones que maneja Caja España-Duero y que ha publicado en un estudio que revla que la media de crecimiento regional será del 2,7%.

 

Así, y según el citado informe de España-Duero En el primer trimestre de 2016, el crecimiento trimestral del Producto Interior Bruto en Castilla y León ha sido del 1%, situándose la variación interanual en el 3,4%, una décima por debajo de la registrada en el último trimestre de 2015. Este crecimiento ha coincidido con un avance más moderado del empleo, creciendo el número de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo un 2,5% en términos interanuales.

 

La demanda interna ha aportado 2,4 puntos porcentuales al crecimiento del PIB en el primer trimestre de 2016, tres décimas menos que en el trimestre anterior, dado el menor dinamismo del gasto en consumo y de la formación bruta de capital. Así, el gasto en consumo final ha crecido un 2,3% interanual, en torno a seis décimas menos que en el trimestre previo, debido al descenso registrado por el gasto en consumo de las Administraciones Públicas (-1,7%), ya que el crecimiento del consumo de los hogares se ha mantenido en el 3,7%. Por su parte, el ritmo de avance de la inversión se ha moderado hasta el 2,8%. 

 

Respecto a las previsiones de crecimiento para Castilla y León, nuestras estimaciones apuntan a un crecimiento del PIB del 2,7% en el conjunto de 2016, una décima más de lo estimado en marzo, aunque tres décimas por debajo del crecimiento estimado para 2015 (3,0%, según los datos revisados de la Contabilidad Regional y expresados por primera vez en base 2010). Este crecimiento seguirá sustentado, en gran medida, en la demanda interna y, sobre todo, en el gasto de los hogares, estimándose un crecimiento del consumo privado del 3,1%. Por el contrario, el gasto en consumo de las Administraciones Públicas podría descender en torno a un 0,5%, mientras que la inversión crecería alrededor de un 3%. Por el lado de la oferta, el crecimiento del PIB se debería a la aportación positiva de todos los sectores, en especial los servicios (2,6%) y la industria (2,9%).

 

ANÁLISIS PROVINCIAL

 

Respecto a las provincias de Castilla y León, según estimaciones de nuestro Indicador Sintético de Actividad, en el primer trimestre de 2016 todas han registrado un incremento interanual de la actividad económica, mostrando Palencia el mayor crecimiento, con un avance interanual del 3,7%, así como Burgos y Ávila, con aumentos del 3,6% en ambos casos.

 

Las provincias de Valladolid y Salamanca (3,5% en ambos casos) habrían crecido una décima por encima de la media regional, siendo algo menos intensos los avances de Zamora (3,3%) y León (3,2%), así como los de Soria y Segovia (2,8% en estas dos últimas). Tras el crecimiento generalizado observado en 2015, las previsiones para 2016 apuntan a un incremento de la actividad económica en todas las provincias, si bien algo menos intenso. Burgos y Palencia (2,9% en ambas provincias), así como Valladolid y Salamanca (2,8% en ambas) podrían registrar los mayores crecimientos de la actividad según nuestro Indicador Sintético, situándose en torno a la media regional (2,7%) el avance estimado para Ávila, y por debajo el resto de provincias.