Salamanca rinde un sentido homenaje a Antonio Heredero, víctima de ETA

Luis Heredero, hijo del coronel asesinado, durante su discurso (Fotos: I. C.)
Ver album

La glorieta que une el paseo de la Estación y la avenida de Portugal -muy cerca del lugar del atentado- llevará desde hoy su nombre.

Cientos de salmantinos han asistido al homenaje de la ciudad al coronel Antonio Heredero, asesinado por ETA, 21 años después de su muerte. El pueblo salmantino no ha querido dejar pasar la oportunidad de brindar un emotivo aplauso a la familia del militar, cuyo nombre irá ya para siempre unido al de la glorieta que une el paseo de la Estación y la avenida de Portugal -muy cerca del lugar del atentado-.

 

Al acto han asistido los compañeros de la XVII Promoción de la Academia General Militar, del Arma de Caballería, además de numerosas personalidades civiles y militares, así como las víctimas de ETA, el capitán Juan José Aliste y el alcalde de Carbajosa, Pedro Samuel Martín.

 

 

Luis Heredero, hijo del militar fallecido, leyó un discurso en representación de la familia en el que resaltó que la ciudad de Salamanca concede a la víctimas del terrorismo "lo mejor que nos puede otorgar: memoria y dignidad".

 

Heredero mostró su agradecimiento a la ciudad de Salamanca, "por recordar y apoyar a quien un día los asesinos quisieron eliminar", a lo que añadió que "gracias a esta preciosa e inolvidable iniciativa del alcalde de Salamanca y de su Ayuntamiento, la pretensión de los terroristas ha fracasado porque hoy nuestra ciudad devuelve a la memoria a una de sus víctimas. Por ello, podemos decir emocionados que nuestro padre sigue hoy presente en entre nosotros".

 

 

El hijo del coronel fallecido quiso compartir el emotivo acto con "todas las víctimas de terrorismo de España. Queremos hacerlo en primer lugar con la víctima del otro atentado cometido en Salamanca, con el capitán Juan José Aliste Fernández y con su familia. Cuando los asesinos le mutilaron, no fueron capaces de quitarles ni la dignidad, ni la sonrisa ni la afabilidad de las que son un gran ejemplo para la sociedad salmantina", aseguró entre aplausos.

 

El alcalde de la ciudad, Alfonso Fernández Mañueco, ha resaltado que "los asesinos de ETA le quitaron la vida porque creía en la libertad, en la Constitución y en la democracia. Pero, sobre todo, los asesinos de ETA le quitaron la vida porque era español y creía en España".

 

Así, el primer edil resaltó que: "Salamanca es la Ciudad de la Tolerancia y las personas que vivimos en ella creemos en los ideales que defendía el coronel Heredero: en el estado de derecho, en el respeto a la vida y a los derechos fundamentales de las personas, en el valor de la democracia como base de nuestra convivencia".

 

 

Mañueco resaltó cómo "hoy todos juntos, con las manos limpias y la cara descubierta seguimos rebelándonos contra la barbarie de los asesinos".

 

El alcalde de la ciudad aprovechó su discurso, además, para adelantar que, a petición de la Asociación de Víctimas, otras dos calles de Salamanca llevarán pronto el nombre de los guardias civiles salmantinos Antonio Tejero Verdugo y Antonio Fernández Álvarez, asesinados también por ETA.