Salamanca registró 627 rupturas de matrimonios en 2011

Castilla y León registró 4.496, con Valladolid a la cabeza (1.093), y Soria  en la cola (110)

Un total de 4.496 matrimonios se rompió el año pasado en Castilla y León, lo que la sitúa entre las regiones con menor tasa de ruptura, de 1,76 por cada mil habitantes, según Estadística de Nulidades, Separaciones y Divorcios de 2011 del INE. En concreto, en Castilla y León los divorcios ascendieron a 4.170, frente a 319 separaciones y siete nulidades.

Por provincias, Salamanca registró, entre separaciones, nulidades y divorcios, 627 actos, sólo superada en Castilla y León por Valladolid, con 1.093, León, con 916, y Burgos, con 640. La provincia con menor indidencia fue Soria, con 110 registros.

Lo llamativo es que los divorcios aumentan en un 50 por ciento tras las vacaciones de verano, según un estudio de Safe Abogados, circunstancia que el letrado Jaime Sanz achaca a que los problemas de convivencia se acentúan en la época estival y acaban "pasando factura" debido a que la pareja dispone de más tiempo para estar junta.

Pero además, el divorcio de mutuo acuerdo es la fórmula preferida, circunstancia que obedece a que éstos se resuelven en poco más de dos meses mientras que los de carácter contencioso pueden durar cinco meses de media, con el consiguiente sobrecoste, ha explicado Sanz.

UN 0,3% MÁS EN EL CONJUNTO DE ESPAÑA

En el conjunto de España, el número de matrimonios rotos el pasado año se elevó a 110.651, un 0,3 por ciento más que en el ejercicio anterior. En 2010, fue el primero en el que se registró un aumento en el número de rupturas, de un 3,9 por ciento, después de haberse registrado un descenso continuado desde 2007.

Del total de rupturas, 103.000 fueron divorcios (un 93,6 por ciento del total), que han crecido un 0,7 por ciento. Mientras, el número de separaciones y de nulidades matrimoniales durante el 2011 fue de 6.915 casos de separación y 132 matrimonios considerados nulos, lo que supone un descenso del 4,6 por ciento y del 5,7 por ciento, respectivamente, en comparación con el año anterior.

Por otro lado, la custodia de los hijos menores fue otorgada a la madre en el 81,7 por ciento de las rupturas matrimoniales, cifra inferior a la observada en el año anterior (83,2 por ciento) mientras se apunta un aumento de los casos de custodia compartida (12,3 por ciento) respecto a los datos del último ejercicio y se reducen las custodias otorgadas al padre (de 5,7 por ciento al 5,3 en un año).

El 67 por ciento de las disoluciones matrimoniales en el año 2011 fueron de mutuo acuerdo, de los cuales el 66,8 por ciento fueron de mutuo acuerdo en el caso de los divorcios y de un 70,8 por ciento, en el caso de las separaciones. Además, en un 57,2 por ciento de los casos de ruptura matrimonial se adjudicó una pensión alimenticia, que en nueve de cada diez casos pagó el esposo.

15,7 AÑOS DE UNIÓN

La duración media de los matrimonios que terminaron en 2011 fue de 15,7 años, una cifra ligeramente superior a la del año anterior y que es mayor en los casos de separación (20,8 años) que en los casos de nulidad (7,7 años) o divorcio (15,4 años).

Por regiones, el mayor número de rupturas matrimoniales por habitante fue en Canarias, la ciudad autónoma de Melilla y Comunidad Valenciana, mientras que el menor fue en Extremedura, Castilla y León y Castilla-La Mancha.

En cuanto a los segmentos de población más propensos a la ruptura matrimonial, el más afectado por las nulidades es el de edad comprendida entre los 35 y 39 años tanto en hombres como en mujeres en el caso de las nulidades y entre los 40 y 49 años en el caso de las separaciones y divorcios.

Los matrimonios con hijos también estuvieron ligeramente más afectados por los casos de ruptura matrimonial, ya que representaron un 47,2 por ciento del total de los casos, especialmente aquellos con hijos pequeños (48,4 por ciento) y las familias con un solo hijo (28,5 por ciento). Las familias con hijos mayores dependientes del domicilio y aquellas con hijos mayores y menores fueron las menos afectadas (el 3,9 por ciento y el 4,9 por ciento respectivamente).

Por otro lado, las rupturas de matrimonios donde ambos conyugues tienen nacionalidad española representaron un total del 85 por ciento mientras que los de nacionalidad extranjera fueron un 5,5 por ciento de los casos y los matrimonios mixtos representaron un total del 9,5 por ciento de las rupturas. Estos dos últimos grupos tuvieron un aumento de los casos de ruptura del 0,6 por ciento en ambos casos respecto al año pasado.