Salamanca reconoce a sus deportistas olímpicos en un emocionante homenaje

HISTÓRICO ENCUENTRO. Se dieron cita en el polideportivo Julián Sánchez ‘El Charro’ diecisiete de los veintiún deportistas charros que han acudido a los Juegos Olímpicos. reconocimiento.
Isabel de la calle
El olimpismo es la máxima esencia del deporte. Todos los que han acudido a unos Juegos Olímpicos así lo refrendan. En cuanto a lo que es la competición, pueden ser similares a un Mundial, pero lo que se vive en ellos es mucho más especial. Los veintiún salmantinos que han tenido el privilegio y el honor de competir en unos Juegos lo saben y así lo compartieron ayer con sus paisanos.

Todos ya retirados del deporte de élite salvo el nadador paralímpico Alejandro Sánchez Palomero, acogieron el homenaje que Salamanca les brindó con una emoción contenida. La celebración del título de Ciudad Europea del Deporte 2010 ha sido el marco ideal para que la ciudad charra reconociera a sus deportistas olímpicos.

El acto, que tuvo lugar en el nuevo polideportivo Julián Sánchez El Charro situado en la plaza de la Concordia, estuvo presidido por el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco que fue el primero en tomar la palabra.

Blanco recordó que la marca del deporte en España “es la más reconocida del mundo” y dio las gracias a los deportistas por haberlo conseguido. Le siguió en el estrado Julián Lanzarote, alcalde de la ciudad, que agradeció a los olímpicos que hayan “llevado el nombre de Salamanca por todo el mundo siendo los mejores embajadores de la ciudad”.

Tras los discursos protocolarios llegaron los aplausos más sentidos de la sala cuando los deportistas fueron subiendo al escenario de uno en uno para recoger su reconocimiento en forma de insignia. A la cita acudieron todos los homenajeados salvo los ex atletas Ángel Cruz, Ángel Hernández, Frutos Feo y Enrique Sanchez-Guijo, que excusaron su presencia por motivos laborales.

Con todos los deportistas ya sobre el escenario, fue el turno del ex ciclista Agustín Tamames, elegido por sus compañeros para hablar en nombre de todos. Tamames recordó que acudir a unos Juegos Olímpicos es una de las “metas más difíciles que uno se marca” y que los valores que representa esta competición“de igualdad, respeto y juego limpio son los que los deportistas defienden también una vez alejados del deporte”.

El ex ciclista de Monterrubio de Armuña quiso también recordar a Carlos Gil Pérez, fallecido el día de Navidad del pasado año, aunque apenas pudo terminar su frase antes de que la emoción le hiciera callar ante el aplauso cerrado de toda la sala.

Tras inaugurar las 21 placas con los nombres de cada uno de los deportistas en el lateral del pabellón, los deportistas pudieron disfrutar del audiovisual preparado para la ocasión con el que muchos se emocionaron al verse competir hace tantos años, pero con el que todos terminaron sonriendo al recordar sus mejores momentos de competición.