Salamanca, provincia donde menos familias han obtenido el centro educativo elegido como primera opción

(Foto: Isabel de la Calle)

En Educación Primaria, solo un 52% de los alumnos pudo ir al centro que eligió en primer lugar; en el cómputo global, la cifra asciende al 87,12%, muy por debajo del 91,92% de la media regional.

 

 

MATRICULACIÓN 2014 - 2015

 

La Consejería de Educación ya publicó el 19 de junio la resolución del proceso ordinario de admisión en Castilla y León. Con ello, el alumnado y las familias pueden conocer el centro asignado para el curso 2014-2015. 

 

En este sentido, aquellos solicitantes que han obtenido plaza deberán matricularse en el centro de destino del 20 al 26 de junio, en el caso de los alumnos de Educación Infantil y Primaria, y en el plazo de quince días hábiles a contar desde el 20 de junio para los de ESO y Bachillerato.

 

Por otro lado, los estudiantes que no hayan sido adjudicatarios de plaza concurrirán al proceso extraordinario de admisión que se lleva a cabo durante julio. Cada Dirección Provincial de Educación publicará las vacantes disponibles y adjudicará las mismas a este alumnado que, por falta de plazas disponibles en los centros inicialmente solicitados, por presentar su solicitud fuera de plazo o hacerlo de forma duplicada, no ha sido adjudicatario en la resolución del 19 de junio.

 

De esta forma, los interesados no necesitan presentar nueva solicitud aunque sí pueden entregar, si lo desean, el formulario de ampliación de centros, que estará disponible en los próximos días en las direcciones provinciales de Educación, en la sede electrónica de la Junta de Castilla y León (www.tramitacastillayleon.jcyl.es) y en el Portal de Educación (www.educa.jcyl.es).

La implantación de la zona única en todas las ciudades de la Comunidad por parte de la Consejería de Educación ha multiplicado las opciones de elección de centro escolar.

 

En este sentido, la libre elección de colegio e instituto ha permitido que el 91,92% de las familias obtengan el que eligen en primera opción, cifra que se eleva al 94,86% en el primer curso de Educación Infantil y al 98,01% en Educación Secundaria Obligatoria. Aquellos solicitantes que ya han obtenido plaza, en el caso de los alumnos de Infantil y Primaria, deberán matricularse en el centro de destino del 20 al 26 de junio.

 

No en vano, en el caso de Salamanca es contrario al de toda la Comunidad porque es la provincia que presenta un menor porcentaje de aceptación de las familias que han elegido un centro como primera opción, con un 87,12% en el cómputo total, muy por debajo de la media de 91,92% de castilla y León.

 

El porcentaje más bajo de todos ellos se centra en la Educación Primaria, donde solo un 52% de los alumnos a familias que pide un centro como la primera de las opciones lo consigue.

 

Uno de los principales cambios del nuevo proceso de admisión en Castilla y León, que se puso en marcha en 2013, ha sido la introducción del concepto 'unidad territorial de admisión' como redefinición de las antiguas zonas de influencia.

 

Estas nuevas unidades territoriales, cuya extensión coincide, con carácter general, con la del municipio, ha dado lugar a lo que comúnmente se denomina 'zona única de admisión' que permite al alumnado y las familias optar a todos los centros en igualdad de condiciones, independientemente del barrio en el que residan.

 

No hace más de dos años, en ciudades de tamaño similar, se habían generado diferencias de hasta doce distritos en la división de las zonas de escolarización.

 

Una zonificación realizada, en teoría, para garantizar la escolarización a todas las familias en un radio cercano a su domicilio, pero que en la práctica limitaba cualquier deseo de los padres de escolarizar a su hijo en un colegio que no estuviera próximo a su hogar.

 

En este sentido, el curso pasado la aplicación de la zona única se tradujo en que más del 92,91 % de las familias, cuyos hijos iniciaban su vida escolar en el curso 2013-2014 en Castilla y León, pudieron matricularlos en el colegio que eligieron como primera opción.

 

(Fuente: Consejería de Educación)

 

Para el curso 2014-2015 el porcentaje se ha incrementado notablemente hasta rozar el 95 %. La elección de centros supone un momento clave en la educación de los niños ya que de esta decisión puede depender, en gran medida, no sólo la trayectoria académica del nuevo alumno, sino también su desarrollo personal, social y profesional. 

 

Así, si consideramos el total de las enseñanzas, el 91,92 % del alumnado obtiene plaza en el primer centro que elige. La mejora de este dato respecto a la campaña pasada es muy importante y alcanza los 4,8 puntos porcentuales.

 

Por otra parte, el primer curso de Educación Secundaria Obligatoria es otro momento importante para el alumno ya que cambia de etapa y, en muchas ocasiones, también de centro. En este caso, el dato de adjudicación en primera opción es del 98,01 %.

 

En el proceso ordinario de admisión han participado 41.846 solicitudes. Las enseñanzas más demandadas han sido las del primer curso del segundo ciclo de Educación Infantil - con 18.514 solicitudes, que suponen el 44,24 % de todas las presentadas - y las de primer curso de ESO - con 13.492 solicitudes, el 32,24 % del total -, ambas etapas en las que se accede por primera vez al colegio o al instituto.

 

NUEVO PROCESO DESDE 2013

 

Desde la transferencia de competencias en Educación a Castilla y León en 2000, la admisión en esta Comunidad ha experimentado sucesivas fases de automatización de su gestión y de simplificación, culminando con la publicación en 2013 de la nueva normativa reguladora de un proceso de admisión renovado.

 

A partir de entonces, la zona única, merced a un diseño basado en unidades territoriales de admisión, es el máximo exponente de su orientación a facilitar la libre elección de centro y garantizar la máxima equidad en la participación del alumnado.

 

De este modo, en las capitales de provincia se ha pasado de 20 zonas de escolarización a tan sólo nueve. Esto permite que, por ejemplo, las familias de Ávila hayan tenido la opción de elegir entre 24 centros en lugar de sólo 13, como ocurría anteriormente; o las familias de Salamanca entre 59 en lugar de 16.

 

Este nuevo sistema de zonificación permite eliminar el efecto 'muro' que limitaba fuertemente la elección de centro. La restricción afectaba especialmente a las familias de áreas socioculturalmente desfavorecidas, a las que resultaba prácticamente imposible que sus hijos saliesen de ese entorno si ésa era la voluntad de sus padres, con el consecuente riesgo potencial de formación de guetos o, simplemente, de estigmatizar centros por su mera ubicación.