Salamanca, provincia de Castilla y León con más casos de acoso escolar, agrupa el 40% del total

Los posibles casos detectados por los centros eso sí, se han reducido a la mitad, pasando de los 35 del curso 2012-13 a los 17 del curso 2013-14.

Casi 4.500 alumnos de la Comunidad provocaron alteraciones de la convivencia pese a habérseles aplicado medidas correctoras durante el pasado curso 2013/2014, periodo en el que se confirmaron 20 casos de acoso de los 178 posibles que se detectaron.

 

De ellos, el 40% corresponden a los centros escolares de la provincia de Salamanca, con un total de 8, tres más que el curso anterior. Los posibles casos detectados por los centros eso sí, se han reducido a la mitad, pasando de los 35 del curso 2012-13 a los 17 del curso 2013-14.

  

Así se recoge en el Informe sobre la Convivencia en los Centros Educativos de Castilla y León correspondiente al pasado curso escolar, presentado este miércoles en el Observatorio único de Castilla y León, que refleja que la cifra en incidencias ha descendido y son casi 350 estudiantes menos los que se vieron implicados en incidencias el pasado curso con respecto al 2012/13.

  

En concreto, fueron 8.026 los jóvenes implicados (8.374 en 2013) en incidencias, de los que 2.964 presentaron comportamientos reincidentes pese a las medidas correctoras aplicadas y 1.491 presentan un elevado número de alteraciones y de especial gravedad pese a la puesta en marcha de esas mismas medidas.

  

En este sentido, el director general de Política Educativa Escolar, Fernando Sánchez Pascuala, ha señalado que los estudios realizados en este campo con la Universidad de León apuestan por trabajar para evitar la multirreincidencia, comportamiento que ha vinculado no solo a comportamientos psicopatológicos sino a la existencia de otras carencias o problemas.

  

Aunque las tres cifras presentan un descenso en relación a las del curso anterior, durante el pasado curso creció el total de incidencias de convivencia reflejadas en los centros, que pasaron de 21.966 a 22.750 en el curso 2013/14; en este punto, crecieron en las vinculadas al desarrollo de las tareas académicas (de 16.891 a 17.128), las enmarcadas en la relación alumno-profesor (de 609 a 752), las contabilizadas entre los alumnos (de 3.185 a 3.263) y las consideradas "falta extrema de interacción con iguales", que pasaron de representar el 1,23 por ciento al 2,03 por ciento. Solo descendieron las relacionadas con robo y destrozo de materiales.

  

Sánchez-Pascuala ha destacado que la "inmensa mayoría" de las incidencias "no genera ningún tipo de problema" y que con los casos "muy concretos" de reincidencia se trabaja de forma multidisciplinar.

 

MEDIDAS APLICADAS

  

Todas estas incidencias desembocaron en 775 expedientes abiertos (81 menos que en el curso anterior), 1.148 procesos de acuerdo reeducativo y 1.188 de mediación, opciones ambas que han experimentado descensos pese a que las acciones vinculadas al Plan de Convivencia alcanzaron las 7.882; entre ellas destacan los proyectos de trabajo global en el centro (2.026), las jornadas, campañas y encuentros (1.166) o las recogidas en el Plan de Acción Tutorial (1.693).    

  

Las medidas correctivas llegaron, en más de un 60 por ciento de los casos, de mano de la aplicación de la Orden de medidas para la Mejora de la Convivencia y, en casi un 40 por ciento, de los procedimientos de intervención elaborados por los propios centros educativos -1.102 están incluidos en las actuaciones del Plan de Convivencia y, de ellos, 656 reseñaron incidencias 24 de ellos con 50 o más alumnos con incidencias, y 446 no contabilizó ninguna--.

 

EL ACOSO

  

En el campo del acoso y la intimidación entre estudiantes, los datos aportados este miércoles reflejan un descenso en el curso 2013/2014 de posibles casos detectados con respecto al anterior (178 frente a 203) y también de casos confirmados y comunicados a la Inspección (pasaron de 24 a 20).

  

"Descubrirlo es muy difícil, y demostrarlo más difícil todavía", ha explicado el director general, quien ha insistido en que siempre se buscan los cauces de reconciliación en el seno del propio centro, mejor que tener que optar por la marcha de víctima o agresor, y ha reconocido que el ciberacoso presenta aún mayores dificultades de atención por cuanto la práctica no se realiza a la vista de nadie.

  

Por su parte el consejero de Educación, Juan José Mateos, quien ha presidido la presentación junto a la consejera de Familia, Milagros Marcos, ha defendido la antelación con la que la Consejería comenzó a abordar la cuestión de la convivencia escolar. "Vimos que una clave del éxito de Castilla y León en educación obedecía a que tiene una convivencia saludable y muy positiva".

  

El Observatorio permite contar con datos y conocer la realidad de la convivencia en los centros, y las medidas para garantizarla pasan por al formación de docentes y alumnos, ha explicado el consejero, quien ha puesto en valor los "mejores datos" que, en este campo, arrojó el pasado curso en comparación con el 2012/2013.

  

"Castilla y León avanza en el campo de la convivencia", ha concluido Juan José Mateos.