Salamanca, pionera en la investigación sobre Autismo en la Comunidad con 9.200 casos analizados

Ricardo Canal, doctor en Psicología, dialoga con el consejero de Sanidad, Sáez Aguado (Foto: Chema Díez)

Salamanca y Zamora lideran un programa en investigación en los Trastornos del Espectro Autista (TEA) que engloba tres puntos vitales: aplicación de 18 a 24 meses, en tres periodos y la posibilidad de conexión entre pediatras y equipos de investigación.

Salamanca ha acogido una jornada centrada en el estudio e investigación sobre los Trastornos del Espectro Autista (TEA), en las que el grupo de trabajo de la Universidad, uno de los que cuenta con un mayor reconocimiento, está encabezado por el Doctor en Psicología y profesor, Ricardo Canal.

 

Así lo ha reconocido el propio consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, quien ha destacado que el programa que se realiza en Castilla y León se desarrolla en su gran medida en Salamanca y Zamora, y en la primera fase de este programa “ha afectado a 9.200 niños con casos de sospecha confirmado o no, en un programa de cribado muy importante para identificar de manera precoz estos casos porque sabemos que este hecho reduce los efectos de esta patología en los niños”, reconoce.

 

Esto se hace gracias a la colaboración de la USAL, con un “magnífico equipo que dirige el profesor Ricardo Canal y que forma parte de los proyectos de integración de la atención primaria y de los equipos de salud mental y este equipo de investigación”, explicó el consejero.

 

De este modo, este equipo “nos va a permitir obtener resultados pronto, algo que no existe en España, gracias a la colaboración entre los profesionales y que se incorpora dentro del proyecto de integración de esta atención primaria. Este programa comenzó hace poco más de dos años y en la fase experimental se han chequeado más de 9.200 niños con conclusiones claras y el objetivo es ampliarlo al resto de la comunidad”, agregó Sáez Aguado.

 

Asistentes a las jornadas sobre TEA (Foto: Chema Díez)

 

CONCLUSIONES DEL PROGRAMA

 

Para el consejero de Sanidad, este programa ha dejado unas conclusiones muy importantes que se basan en que el cuestionario es sensible, “porque detecta e identifica los TEA, es posible aplicarlo a los 18 y los 24 meses en los programas de revisión, se ha añadido otro cuestionario de identificación de otras situaciones que se aplica en tres periodos y, por último, es factible la conexión entre los pediatras y los equipos de salud mental”.

 

En Castilla y León el diagnóstico está por debajo del número de casos analizados y con este proyecto se camina en esa dirección; de hecho, en este apartado y en números globales (no solo niños), la tasa de personas que padece TEA se establece en el 0,16%, “un nivel bajo”.

 

DETECCIÓN PRECOZ

 

“Se trata de uno de los aspectos más importantes en este tipo de trastornos, porque su progresión en diferentes ámbitos es mucho más elevada y cuanto antes se diagnostique mucha más eficacia tendrán los tratamientos”, explicó el consejero.

 

Por último, y en cuanto a la incorporación de este sistema de cribado en el resto de Castilla y león, “irá más allá de los 9.200 niños en Salamanca y Zamora y cuando se extraigan las primeras conclusiones se llevará al resto de provincias de la Comunidad. En concreto, en Salamanca y Zamora fueron 53 los pediatras que han participado en esta primera fase. Además, se establecerá una conexión con el sistema educativo para coordinar toda la actividad; es por ello que la coordinación para la atención temprana es fundamental”, concluyó el consejero de Sanidad.

 

Ponentes en las jornadas sobre TEA, entre los que se encontraba el profesor Ricardo Canal (i) (Foto: Chema Díez)

Noticias relacionadas