Salamanca oscurece su belleza para defender el medio ambiente

Salamanca volvió a demostrar ayer su compromiso en la lucha contra el cambio climático y por el ahorro de energía al apagar las luces de sus edificios más emblemáticos para sumarse a la campaña La Hora del Planeta.
E. S. C. / Agencias

Entre las 20.30 y las 21.30 horas, la Plaza Mayor, el edificio de las Escuelas Mayores, el Palacio de La Salina, la Subdelegación, así como El Corte Inglés y el Parador cortaron su iluminación ornamental como forma de apoyar la iniciativa de la asociación WWF, que ha movilizado a unas 2.400 ciudades y más de 1.000 millones de personas en todo el mundo.

Finalmente, la lluvia impidió que la entidad organizadora de la jornada instalara en el ágora salmantina un stand informativo para concienciar a los ciudadanos sobre la necesidad de fomentar el respeto al medio ambiente con un consumo energético responsable. Asimismo, no se llevó a cabo el gran mosaico en el suelo y el encendido de una bengala como luz alternativa a la eléctrica que se iba a hacer coincidir con el periodo en que la Plaza permaneció apagada (salvo las farolas).

Pero La Hora del Planeta no se limitó a los edificios monumentales del casco histórico. El Corte Inglés y el Parador no quisieron desperdiciar la oportunidad de hacer gala de su compromiso con el medio ambiente y también apagaron durante una hora las luces exteriores de sus instalaciones.

La gran firma comercial interrumpió la iluminación de sus fachadas y rótulos para apoyar la apuesta por la reducción de emisiones de CO2. Por su parte, el establecimiento hostelero apagó sus luces exteriores durante 60 minutos, al igual que los otros 92 hoteles de la cadena pública. Además, toda la red de Paradores redujo al máximo la iluminación en recepción, salones, jardines, restaurantes y bares de todos sus paradores e informó a clientes y empleados del motivo y los objetivos de esta iniciativa contra el cambio climático. No sólo la capital de Salamanca se sumó a esta jornada. En Ciudad Rodrigo, el Ayuntamiento apagó durante una hora la luz exterior de la Casa Consistorial.

Resto de la región
En el resto de Castilla y León, otras capitales también se unieron a Salamanca y tomaron parte en esta iniciativa, como Valladolid, León, Soria, Segovia o Ávila. En León, el Ayuntamiento decidió apagar la iluminación de edificios emblemáticos como la Catedral, San Marcos y San Isidoro. En el caso de la ciudad del Pisuerga, se suprimió el alumbrado ornamental de los puentes sobre el río y edificios monumentales como la Casa Consistorial, la Plaza Mayor, entre otros. Por su parte, en la capital abulense, se interrumpió durante una hora la iluminación ornamental de la Muralla, de San Vicente, San Pedro, la Catedral y Santo Tomás. Soria apagó la luz en sus puentes sobre el río Duero, la Plaza Mayor y las iglesias de San Juan de Rabanera y La Mayor. En Segovia se hizo lo propio con el Acueducto, entre otros monumentos.