Salamanca mantiene la alerta amarilla por riesgo de viento y fuertes lluvias

Las rachas de viento alcanzarán los 90 km por hora en toda la capital y provincia, por lo que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) aconseja extremar precauciones.

Salamanca está de nuevo en alerta amarilla por viento y lluvia. En concreto, según las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), se espera que la precipitación acumulada en 12 horas alcance los 40 mm. en el sur de la provincia durante todo el día, mientras que las rachas de viento podrían ser de 90 kilómetros por hora en toda la capital con especial importancia entre las 20:00 y las 00:00 horas. Las temperaturas se mantendrán como hasta ahora, con máximas que serán de 10º y mínimas de 6º. 

 

En el resto de España, las olas serán motivo de riesgo en las provincias de Almería, Tarragona, Menorca, Guipúzcoa y Vizcaya. En Huesca, Zaragoza, Albacete, Cuenca, Guadalajara, Toledo, Segovia, Lérida, Madrid, Navarra, Valencia y Álava el viento será la causa de la alerta amarilla (riesgo), y de la alerta naranja (importante) en Teruel, Burgos, Soria, Valladolid y La Rioja.

 

En Palencia riesgo importante por fuertes vientos y riesgo menor por nevadas. Las lluvias y el viento serán motivo de la alerta amarilla en Cáceres y Ourense. Las olas implicarán un riesgo importante en las provincias de A Coruña, Luego, Pontevedra y Asturias, donde también será activada la alerta amarilla por lluvia y viento.

 

Con la Península bajo la lluvia casi en su totalidad, no es de extrañar que los cielos amanezcan especialmente nubosos o cubiertos en la mitad noroeste de la Península, en Galicia, en el extremo noroeste de Castilla y León, en el oeste del Sistema Central y en el litoral Cantábrico oriental. A lo largo del día, las nubes se irán extendiendo al resto del país, excepto la zona de Levante y Baleares, donde sólo habrá intervalos de nubes medias y altas.

 

En Canarias, los cielos se mostrarán con intervalos nubosos, que podrían desembocar en algunas lluvias débiles en las islas de mayor relieve, aunque se irán diluyendo hasta dejar un cielo poco nuboso al final de la jornada.

 

La cota de nieve en la Península será de entre 1.200 y 1.700 metros en el noroeste, y de entre 1.500 y 2.000 metros en el resto. A pesar del viento y las lluvias las temperaturas sufrirán pocos cambios en la totalidad del país.