Salamanca, incluida en el nuevo mapa de ruido de la Junta

De la diagnosis global de los mapas se deduce que el foco de ruido predominante en todos los municipios estudiados es el procedente del tráfico rodado
La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha elaborado los mapas de ruido de los municipios de Ávila, Burgos, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria, Zamora, Aranda de Duero, Laguna de Duero, Medina del Campo (Valladolid), San Andrés del Rabanedo y Ponferrada (León), y se los ha entregado a sus respectivos ayuntamientos para que su tramitación permita cumplir con las normativas autonómicas y europeas en esta materia.

El resto de los municipios de Castilla y León que cuentan con más de 20.000 habitantes --Valladolid, León y Miranda de Ebro-- ya habían decidido abordar este trabajo con sus propios medios, según han informado fuentes de la Consejería a Europa Press.

Hasta hace varios años no existía una metodología estandarizada para elaborar mapas de ruido y obtener estadísticas de población afectada, por lo que ha sido imposible comparar la calidad acústica de distintos municipios o países.

Con este fin se aprobó en el año 2009 la Ley del Ruido de Castilla y León, bajo el objetivo de convertirse en el texto legal esencial del ordenamiento de la Comunidad para prevenir, reducir y vigilar la contaminación acústica, además de mejorar la calidad de vida y el bienestar de los ciudadanos.

Desde finales de 2010 hasta la actualidad se ha trabajado en coordinación con los ayuntamientos para llevar a cabo un "exhaustivo trabajo de campo", creación de modelos predictivos de ruido ambiental y simulaciones acústicas, así como tratamiento gráfico y estadístico de la información, entre otras medidas.

Niveles de ruido ambiental medio o bajo
Los resultados gráficos y estadísticos obtenidos en los doce mapas elaborados, en comparación con los datos de superficie y población afectada por ruido ambiental relativos a los mapas estratégicos realizados a nivel nacional, evidencian que las localidades analizadas presentan un nivel de contaminación acústica por ruido ambiental de grado medio-bajo.

Como focos sonoros se han contemplado el ruido procedente del tráfico rodado y ferroviario, los aeropuertos y la actividad industrial, pero no otros emisores acústicos como las actividades domésticas, el comportamiento vecinal, o la actividad laboral.

De la diagnosis global de los mapas se deduce que el foco de ruido predominante en todos los municipios estudiados es el procedente del tráfico rodado.

En el trabajo de campo realizado se han identificado y caracterizado más de 23.000 tramos de carreteras, avenidas y calles, 46 tramos de infraestructuras ferroviarias, y más de 700 focos de ruido correspondientes a actividades industriales.

Además, durante la elaboración de los mapas se han llevado a cabo más de 3.500 mediciones de corta duración y 300 mediciones de larga duración. Ha sido necesario desarrollar también más de 800 modelos acústicos durante el desarrollo de los mapas estratégicos de ruido.

Por último, las horas de simulaciones acústicas que se han precisado para la obtención del conjunto de mapas de ruido superan las 6.000.