Salamanca, implicada en una red de robo de maquinaria industrial y de obra que se salda con tres detenidos

Los agentes también se han incautado de 85 gramos de cocaína y MDMA, así como 64 cajas de anabolizantes y 20 jeringuillas.

Quince personas integrantes de una red que vendía maquinaria robada en otros países han sido detenidas en las provincias de León, Salamanca, Madrid, Badajoz, Cáceres, Cantabria y Burgos por el robo de diversa maquinaria industrial y de obra, según han informado a Europa Press fuentes de la Benemérita. En el caso de la provincia charra, los detenidos han sido I.A.A. de 35 años; R.A.L. de 67 años y R.A.A. de 36 años.

  

En total, se han practicado seis registros en la denominada 'operación Scanvenger', en los que se han incautado dos máquinas telescópicas de la marca Manitou, una retroexcavadora, así como un rodillo apisonador, abundante documentación falsa, facturas, sellos y 42.550 euros en efectivo.

  

Además, se han localizado fotografías de las máquinas sustraídas anteriormente y de posibles objetivos. "Con esto, se ha evitado la sustracción de cuatro máquinas de obra, con la consiguiente pérdida económica para la empresa", han significado desde la Benemérita. Por otro lado, los agentes se han incautado de 85 gramos de cocaína y MDMA, así como 64 cajas de anabolizantes y 20 jeringuillas.

  

El destino final de las máquinas era venderlas en terceros países, donde las maquinarias pesadas de obra están revalorizadas.

  

A los quince detenidos se les imputan los delitos de hurto de maquinaria industrial, receptación, apropiación indebida, estafa, falsedad documental, usurpación de identidad, contra la salud pública y asociación ilícita.

  

Al parecer, la operación se inició cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de la sustracción de dos máquinas telescópicas de la marca Manitou, una retroexcavadora y un rodillo apisonador pertenecientes a dos empresas de Burgos.

  

Tras la investigación llevada a cabo por los agentes, se localizó a una red que estaba cometiendo estos hechos. "Para ejecutarlos, los miembros del grupo suplantaban la identidad de personas pertenecientes a empresas del sector, haciéndose pasar por representantes de las mismas, directamente o por contactos telemáticos, mostrando su interés en alquilar maquinaria industrial y de obra", han explicado desde la Guardia Civil.

  

Así y bajo la apariencia de legalidad firmaban un contrato fraudulento de alquiler. Una vez que disponían de la maquinaria, la documentación y las llaves necesarias para su uso, la vendían a unos intermediarios "de primer orden", que utilizaban sus contactos en el sector para volver a ofrecer las máquinas a otro escalón, denominados intermediarios "de segundo orden".

  

Estos, se encargaban de sacar del territorio español la maquinaria para venderla en terceros países, donde las maquinarias pesadas de obra están revalorizadas.

  

En la operación han participado agentes del Área de Patrimonio de Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de Burgos, y contaron con la colaboración de agentes del Equipo ROCA, que se encarga de combatir los robos en explotaciones agrícolas o ganaderas.