Salamanca igualó el descenso de los precios de enero en Castilla y León

El Índice de Precios de Consumo (IPC) cayó un 2,1 por ciento en enero respecto al mes anterior y la tasa interanual se sitúa en el -1,8 por ciento en Castilla y León, medio punto más que en el resto del país (-1,3 por ciento).

Precisamente, Castilla y León se ha situado como la comunidad autónoma en la que más ha bajado la tasa anual del IPC, cono esas seis décimas menos que en el mes de diciembre, y es la segunda con la deflación más elevada, tras Castilla-La Mancha, con un -2,0 por ciento.

 

Por sectores, los únicos aumentos de los precios en el mes de enero se registraron en las partidas de bebidas alcohólicas y tabaco (0,4 por ciento) y enseñanza (0,1 por ciento) además de la partida de otros (0,5 por ciento) mientras que se mantuvieron invariables los precios de las partidas de alimentos y bebidas no alcohólicas y medicina.

 

Por su parte, el pasado mes cayeron los precios de las partidas de vestido y calzado (-15,7 por ciento), en este caso por el efecto de las rebajas, seguida de transporte (-3,8 por ciento), por la bajada del precio de los carburantes. También disminuyeron los precios del ocio y la cultura (-1,8); hoteles, cafés y restaurantes (-0,8); menaje (-0,7); comunicaciones (-0,4) y vivienda (-0,3).

 

Los precios cayeron en enero en todas las provincias de Castilla y León con especial incidencia en León y en Zamora, donde bajaron un 2,3 por ciento con una deflación del -2,2 y -1,5 por ciento en cada caso. Les siguen Ávila y Soria, con un 2,2 por ciento menos en enero y una evolución interanual del -2,6 y -1,9 por ciento, respectivamente.

 

Además, Salamanca igualó el descenso de los precios de enero en Castilla y León (-2,1 por ciento) lo que situó la evolución interanual en el -2,0 por ciento, mientras que en Palencia y en Segovia los precios bajaron dos puntos con una deflación del -1,4 y -1,8 por ciento.

 

La menor caída de los precios se registró en Burgos y en Valladolid, donde bajaron un 1,9 y un 1,8 por ciento, respectivamente, en enero con una evolución interanual del -1,5 por ciento en ambos casos.

 

Así, Ávila, con una evolución interanual del -2,6 por ciento, inicia el año con la mayor caída de los precios, seguida de León (-2,2 por ciento), Salamanca (-2,0 por ciento) y Soria (-1,9 por ciento), además de Segovia que con un -1,8 por ciento igualó la media regional.

 

Por su parte, Burgos, Valladolid y Zamora perdieron un 1,5 por ciento mientras que la menor contracción de los precios se produjo en Palencia, con un -1,4 por ciento aunque también por encima de la media nacional (-1,3 por ciento).