Salamanca fue la primera en registrar la petición de zona de gran afluencia turística

El concejal de Economía, Innovación y Comercio, Enrique Sánchez Guijo.

Lo hizo el día 27 de septiembre y no tras haber sabido que Santa Marta y Carbajosa también lo harían, como mantuvo el equipo de Gobierno. Las dos localidades del alfoz lo pidieron tres días después tras el anuncio días antes de Sánchez Guijo.

CALENDARIO COMÚN

En la resolución, se incluye el calendario con las seis fechas adicionales adoptadas, ya que las otras diez se fijarán como es habitual para que rijan en localidades que no tienen liberalización comercial. Las fechas son las mismas para todas las localidades donde las grandes superficies podrán abrir 16 festivos al año. Son el domingo anterior al día del padre, el Jueves Santo, el domingo del puente de mayo, el primer domingo de Ferias y Fiestas, el puente de El Pilar y el 19 de octubre, primer domingo de la Seminci.

La publicación de las órdenes por las que se autoriza la declaración de zonas de gran afluencia turística para cinco localidades de Castilla y León ha permitido conocer algunos detalles de este polémico proceso, que se saldó con la decisión de la Junta de limitar la apertura de grandes superficies a 16 días festivos al año, evitando la liberalización total que se podía producir. Un proceso en el que se vieron inmersas Salamanca, Santa Marta y Carbajosa, que presentaron variados argumentos para solicitar la autorización.

 

La publicación ha dejado al descubierto también que el Ayuntamiento de Salamanca fue el primero en solicitar esta declaración y que Santa Marta y Carbajosa lo hicieron después, una vez sabían que la capital había pedido la liberalización comercial. Así se desprende de los expedientes publicados en el Bocyl y con los que se hace oficial la medida. Una información que desmonta uno de los argumentos utilizados por el Consistorio y que también confirma que fue la Junta la que llevó a cabo un proceso de diálogo con el sector para acabar en la decisión de los 16 días.

 

El pasado 19 de septiembre, el Ayuntamiento de Salamanca anunciaba su intención de solicitar la declaración de zona de especial afluencia turística, puerta de entrada a la liberalización comercial. La medida, anunciada por el concejal de Comercio, Enrique Sánchez Guijo, permitía abrir a las grandes superficies de la capital 66 domingos y festivos al año, pese a lo cual no se había consultado a la asociación de comerciantes. Y así se hubiera quedado de no haber mediado un diálogo regional.

 

Desde el primer momento, uno de los argumentos fue evitar la fuga de clientes a localidades que sí tenían la libre apertura comercial. En el momento del anuncio, solo Ávila y parte de Valladolid lo disfrutaban; ahora Ávila ha decidido rebajarlo a 18 días al año y Valladolid lo ha ampliado a la zona de Vallsur. Sin embargo, este mismo argumento se utilizó para el caso de Santa Marta y Carbajosa, localidades cercanas a la capital que concentran buena parte de las grandes superficies de referencia para Salamanca 

 

Según aseguró el alcalde en repetidas ocasiones, la decisión de pedirlo de Santa Marta y Carbajosa fue uno de los motivos para la solicitud de la capital. Así lo mantuvieron el concejal de comercio y el alcalde en varias ocasiones y en encuentros con comerciantes. Alfonso Fernández Mañueco aseguró el 10 de octubre, ya con el proceso terminado, que se hizo en busca de "igualdad de condiciones en la Comunidad y especialmente, Salamanca con respecto a Valladolid, Arroyo respecto a Santa Marta y Carbajosa".

 

Sin embargo, Salamanca fue la primera localidad de toda Castilla y León que presentó su solicitud, el mismo día que Arroyo, y lo hizo con anterioridad a que la presentaran Santa Marta y Carbajosa. Fuentes de los ayuntamientos de los dos municipios han asegurado que solo hicieron la solicitud cuando supieron que Salamanca la había registrado y que nunca se lo hubieran planteado de no ser así. Según la documentación de la Junta, la capital presentó su solicitud el día 27 de septiembre y las dos localidades citadas lo hicieron el día 30, el último de plazo.

 

ARGUMENTOS DIFERENTES

 

Las diferencias comerciales entre las tres localidades salmantinas se hicieron notar en las motivaciones de la declaración. En el caso de la capital pesó la vía de los BIC, la importancia turística, la declaración de Ciudad Patrimonio o la amplia oferta de establecimientos hoteleros, un perfil que responde al de plaza turística tradicional. Sin embargo, en el caso de Santa Marta y Carbajosa los autores de las solicitudes tuvieron que acudir al concepto de "turismo de compras", contemplado por la normativa como una de las posibilidades para acceder a una declaración de zona turística. Es la misma que le ha valido Arroyo de la Encomienda y que está pensada para enclaves sin turismo tradicional, pero que atraen muchas visitas por sus equipamientos comerciales.

 

Como fundamentos de derecho, Carbajosa incluye algunas de las características de su oferta comercial y cifra en 1.850.000 el número de clientes del supermercado E.Leclerc y el hecho de que, junto a Santa Marta, atraen a sus centros comerciales el 42% del consumo comercial de la provincia de Salamanca.