Salamanca estará en alerta naranja por altas temperaturas hasta el jueves

Interior dicta la alerta para toda la Comunidad, menos Soria, y en otras 25 provincias

Un total de 33 provincias del interior peninsular y Canarias estarán este miércoles en alerta por temperaturas significativamente altas, que podrán rozar los 40 grados de máxima, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). Entre ellas se sitúa Salamanca, al igual que otras 7 provincias de Castilla y León, ya que sólo Soria se ha quedado fuera del decreto de alerta.

En concreto, estarán en alerta amarilla (riesgo) por temperaturas máximas Aragón, Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Burgos, León, Palencia, Segovia, Valladolid, Zamora, Lleida, Tarragona, Navarra, Cáceres, Ourense, Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Jaén, Sevilla, La Rioja y Álava. Este miércoles también estarán en alerta naranja (riesgo importante) por altas temperaturas Badajoz, Madrid, Salamanca, Ávila, Toledo, Gran Canaria y Jaén.

Así, las temperaturas diurnas experimentarán un ligero a moderado descenso en Galicia, cantábrico occidental y Canarias, que podrá ser notable en el noroeste de Galicia; en ligero a moderado ascenso en el centro, mitad este peninsular y Baleares; y sin cambios en el resto. Por su parte, las nocturnas subirán ligera a moderadamente en la mitad norte peninsular.

Además, habrá predominio de cielos poco nubosos o despejados en todo el país, salvo algunos intervalos nubosos en el norte de Galicia, cantábrico, área del Estrecho y Melilla, y algo de nubosidad de evolución por la tarde en zonas montañosas del interior peninsular. En el norte de Galicia y litoral cantábrico habrá probabilidad de bancos de niebla matinales así como posibles calimas en Canarias.

Los vientos soplarán flojos a moderados del norte en Galicia, del noroeste en el cantábrico, y del este en el litoral de Andalucía oriental, siendo fuertes en el Estrecho. En el resto de la Península y Baleares predominarán los vientos flojos y en Canarias, moderados a fuertes del noreste.


AVISOS POR CALOR HASTA EL JUEVES

Por su parte, ante las predicciones de la AEMET, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior ha avisado por altas temperaturas al interior del país, tras el aviso realizado este martes al oeste peninsular, especialmente interior de Galicia, centro y oeste de Castilla y León, Extremadura y Valle del Guadalquivir.

Los avisos de Protección Civil debido a las altas temperaturas se extienden al jueves, donde principalmente se producirán en la mitad sur peninsular, a excepción de la costa mediterránea. Las altas temperaturas se mantendrán también este martes y miércoles en las islas Canarias, con tendencia a mejorar a partir del jueves.

Por ello, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior elabora diariamente el correspondiente informe de situación de los incendios forestales que recoge la situación actual de los incendios, medios que intervienen, zonas afectadas, así como el mapa con la previsión del Riesgo Meteorológico de la Agencia Estatal de Meteorología.

Además, ante las temperaturas extremas, recomienda permanecer en interiores el mayor tiempo posible y limitar la exposición al sol; mantenerse en lugares bien ventilados; ingerir comidas ligeras y regulares, ricas en agua y sales minerales, como frutas y hortalizas; beber frecuentemente agua o líquidos; vestir con ropa de colores claros; evitar ejercicios físicos prolongados en las horas centrales del día; o prestar especial atención a la quema controlada de rastrojos en el campo y a los cigarrillos encendidos, basuras y botellas de vidrio, debido al riesgo de incendios forestales.

En este último punto, recomienda que, en caso de incendio, no se debe penetrar en montes o bosques y, si se lleva a cabo, sólo si es estrictamente necesario y se conoce bien el terreno, las vías de comunicación y caminos. También aconseja acampar en zonas autorizadas y, si se descubre el fuego en su inicio, avisar a los servicios de emergencia (112) e intentar apagarlo pisoteando o sacudiendo con ramas verdes las primeras llamas.