Salamanca, escenario del inicio del rodaje del largometraje 'El Pastor'

El actor salmantino Miguel Martín (derecha) durante su trabajo como 'Pincho' en 'Cenda 211'

La capital charra, Monterrubio y municipios de La Armuña forman parte de las diferentes localizaciones que ha elegido el director salmantino Jonathan Cenzual Burley, que contará con un importante elenco de actores salmantinos.

El director salmantino Jonathan Cenzual Burley comienza mañana, 2 de octubre, el rodaje de su tercer largometraje, “El pastor”, que tendrá como escenario la provincia de Salamanca.

 

El trabajo se extenderá a lo largo de tres semanas y contará entre sus protagonistas con un amplio elenco de actores salmantinos: Miguel Martín (Celda 211) será el protagonista de la historia y estará acompañado por Alfonso Mendiguchía, (Teatro los Absurdos y La Malhablada) Maribel y Maite Iglesias (La Malhablada) y Juan Luis Sara, entre otros.

 

Salamanca, Monterrubio y municipios de La Armuña forman parte de las diferentes localizaciones que ha elegido el realizador. El paisaje de la meseta castellana siempre ha formado parte de los largometrajes del realizador; sus anteriores trabajos, “El alma de las moscas” (2011)  y “El Año y la Viña” (2013), han sido ambientados también en la provincia salmantina.

 

El realizador salmantino tiene una amplia proyección internacional, ya que sus películas han contado con distribución en cines del Reino Unido, USA y América del Sur, además de participar en diferentes festivales de contrastado prestigio como Londres, Sao Paulo, Karlovy Vary, Varsovia, Mill Balley, Barcelona, Cleveland, San Louis o Nápoles.

 

Para esta película Jonathan Cenzual ya tiene firmada la distribución para el mercado inglés con la empresa que se ha encargado de sus anteriores trabajos: Match Box.

 

El equipo técnico y artístico lleva tres meses trabajando durante este tiempo; el director ha realizado labores de localización, elección del equipo, formatos de rodaje y ensayos junto con los actores. Cabe destacar que el realizador, con el fin de mejorar la fotografía de la película,  ha elegido el formato cine (16 mm) para rodar.

 

La historia gira en torno a un pastor que vive modesta, pero apaciblemente en una casa de un pueblo del interior de España, un ambiente lo suficientemente bucólico para él cómo para ignorar las ofertas que le llegan desde una constructora que pretende comprarle su terreno para edificar una urbanización y un centro comercial. Frente al no querer vender del pastor se encuentran las ansias de dinero de los dueños de los terrenos colindantes, que sólo responden a la lógica de sus propios intereses.

 

La eterna lucha de conflictos que se desarrolla en un mundo rural y claustrofóbico con un trasfondo de esqueléticas mesetas y ciudades dormitorio dónde, como un western moderno,  todo se va deshilachando hasta hacer que lo que a primera vista es un simple desacuerdo por una venta de terrenos converja en un inevitable y violento final. Una metáfora sangrienta de la codicia de aquellos que, por llevar a cabo sus planes, no dudan en utilizar cualquier método que se les ponga a tiro.

 

El proceso de financiación de la película, además de los cauces tradicionales ha contado con el apoyo de una campaña de crowfounding a través de las redes sociales.