Salamanca es una ciudad segura o al menos eso dicen las estadísticas

Vehículo de la Policía Local

El total de infracciones (delitos y faltas) cometidos durante el año 2012 ha sido de 9.747, frente a los 9.693 del año 2011, una subida de un 0,6 %. Se reducen las infracciones penales en delincuencia violenta, robo con violencia e intimidación, robos con fuerza, sustracción de vehículos, tráfico de drogas, mientras repuntan los hurtos y robos en domicilios.

Salamanca se mantiene como una provincia segura con un índice de criminalidad de 27,8 infracciones penales (delitos y faltas) por cada 1.000 habitantes, frente a una tasa nacional de 48, lo que la sitúa 20,20 puntos por debajo de ésta.

 

De igual modo, tal situación se produce en  Castilla y León, con 33,2 infracciones por cada 1.000 habitantes, con un índice de criminalidad de 14,8 puntos por debajo de la media nacional.

 

El índice de criminalidad en la región sube ligeramente 0,4 puntos (33,2 infracciones por cada 1.000 habitantes) respecto a 2011 (32,8 infracciones por cada 1.000 habitantes). Idéntica circunstancia se produce en la provincia de Salamanca, donde el índice de criminalidad se incrementa 0,3 puntos (27,8 infracciones por cada 1.000 habitantes) sobre 2011 (27,5 infracciones por cada 1.000 habitantes).

 

El total de infracciones (delitos y faltas) cometidos durante el año 2012 en Castilla y León ha sido de 84.423, frente a los 83.909 delitos y faltas del año 2011, lo que supone una subida de un 0,73%. De ellas, 9.747 se registraron en Salamanca, frente a las 9.693 de 2011, lo que arroja un incremento del 0,6%.

 

En cuanto a las Fuerzas y Cuerpos (FFCC) de Seguridad del Estado, destacar que el total de delitos y faltas cometidos en la zona del Cuerpo Nacional de Policía han bajado en la región un 0,8%, mientras que en la zona Guardia Civil han subido un 3,1%. En nuestra provincia se mantiene la tendencia, disminuyendo un 4% en la zona de actuación del CNP y subiendo un 7,6% en la de la Guardia Civil.

 

En los últimos cinco años (2008-2012), la media del índice de criminalidad en Castilla y León ha sido de 33,2 infracciones por cada 1.000 habitantes, lo que certifica el mantenimiento de los buenos niveles de seguridad regional.

 

Entre las infracciones más comunes, resalta sobremanera el gran aumento que reflejan las estadísticas en robos con fuerza en domicilios con un +64,9% en Castilla y León que, en el caso de Salamanca, es del 72%. En este sentido hay que aclarar que pese a que es probable que se haya producido un repunte en este tipo de delitos, este gran aumento se debe en gran medida a un cambio en la metodología estadística.

 

En Salamanca descienden los   delitos de robo   con   violencia   e   intimidación (-9,9%), los de robo con fuerza (-3,8), así como la sustracción de vehículos a motor (-14%).

 

Delitos contra la vida, libertad e integridad de las personas, a la baja

 

Los delitos agrupados en este apartado (asesinatos y homicidios dolosos; malos tratos ámbito familiar; pornografía infantil; corrupción de menores; otros contra la vida, libertad e integridad) en 2012 han descendido en Castilla y León el 2,4% respecto al año 2011 (111 delitos menos). Destaca la bajada en un 25% de los homicidios y asesinatos consumados, que han pasado de 20 en el año 2011 a 15 en 2012.

 

En Salamanca se ha de subrayar que se mantiene a cero el epígrafe que recoge los homicidios dolosos y asesinatos consumados y se refleja un descenso del 2,2% en lo referido a la delincuencia violenta.

 

También descienden los delitos contra la seguridad vial

 

Los delitos contra la seguridad vial en carreteras de Castilla y León han descendido en un 9.8% respecto al año 2011, pasando de 3.770 a 3.402 infracciones, 368 menos, situación que también se produce en las salmantinas, que muestran una reducción del 9,9% (417 en 2012 frente a 463 en 2011).

 

Delitos de tráfico de drogas, también a la baja

 

También han descendido los delitos de tráfico de drogas, que han pasado de 407 en 2011 a 364 en 2012, lo que supone un descenso de 10,8%, en la región. Lo mismo sucede en Salamanca, donde se registra un descenso del 10,4% (67 en 2011 y 60 en 2012).