Salamanca, entre las 10 provincias con la tasa de actividad más baja

La tasa de actividad en Salamanca es la décima más baja de España, según los datos de la Fundación de la Cajas de Ahorro (Funcas) en su Balance económico regional entre 2000 y 2009. En concreto, el porcentaje de personas en la provincia que está en edad de trabajar y lo está haciendo es del 52,67 por ciento con una tasa de ocupación del 44,18 por ciento.
S. G. P.

El informe de Funcas indica que la menor tasa de actividad se sitúa en provincias “en declive o con un bajo nivel de expansión”. En Salamanca, la ausencia de oportunidades laborales, que han obligado a muchos jóvenes a buscar trabajo fuera de la provincia, y el hecho de que la población no haya dejado de caer en los últimos diez años, ha llevado a que la tasa de actividad siga siendo de las más bajas de España. Salamanca no es la única provincia de Castilla y León en esta lista y por delante de ella se sitúan: Ávila (52,28 por ciento), León (50,47 por ciento), Palencia (50,36 por ciento) y Zamora (45,84). La pérdida de habitantes en Salamanca, con una población cada vez más envejecida, reduce también la población activa, así de 2000 a 2009 el número de salmantinos en edad de trabajar solo aumentó en 4.050 ciudadanos, con un total de 157.550. Este dato contrasta con la pérdida constante de residentes en los últimos nueve años.

Salamanca es la séptima provincia española que más población perdió entre 2000 y 2009 con un 1,32 por ciento menos de habitantes. La provincia ha pasado de contar con 349.971 habitantes en 2000 a 345.337 en 2009. Los niveles más altos de población se contabilizan en los años de mayor actividad económica llegándose a registrar 354.000 habitantes en 2008, año en que comenzó el declive. En el conjunto de la Comunidad, León (-3,97 por ciento) y Zamora (-5,64 por ciento) se sitúan por delante de Salamanca en la pérdida de residentes lo que se refleja también en la caída de la tasa de actividad. Funcas considera “llamativo” que tres provincias limítrofes con Portugal como Salamanca, Zamora y Orense, se encuentran en el grupo de provincias que pierden población en los últimos nueve años, a las que también les acompañan Palencia y León “formando un polígono del interior peninsular tendente a su despoblación. Un hecho que debería hacer reflexionar a quienes tienen que velar por el futuro de nuestra sociedad”, señala el informe.