Salamanca empieza a gastar hoy los 400.000 euros de sus fiestas

El escenario de la Plaza Mayor alberga este año casi todos los conciertos.

El presupuesto, rozando los 400.000 euros, vuelve a las cifras de 2011 con protagonismo de los conciertos a pesar de la supresión de uno. Seis de cada ocho euros se van a cachés, fuegos artificiales y el festival de artes de calle.

Salamanca está, desde hoy, en fiestas. Y lo hace tirando la casa por la ventana como hacía años, prácticamente, desde que las Ferias y Fiestas llegaron a su máximo presupuesto. Este año el coste rondará, según ha explicado el equipo de Gobierno, los 400.000 euros tras aumentar un 5% el gasto. A la hora de la verdad, la de la liquidación, es probable que superen los 410.000 euros gastados en la edición de 2011, la más cara hasta la fecha con Fernández Mañueco como alcalde.

 

Según los datos de la liquidación presentada por la Fundación Salamanca Ciudad de Saberes y Cultura, la sociedad municipal que se encarga de la organización de las Ferias y Fiestas, las últimas costaron 394.937,05 euros. Desde que en 2011 se llegó a un presupuesto por encima de los 410.000 euros (a los pocos meses del cambio de alcalde), el Ayuntamiento fue rebajando el gasto en la semana festiva de septiembre; en 2012 fue un 19% más bajo, con 334.500 euros, y en 2013 se rebajó otro 5%. Las de 2014 rompieron con esa tendencia justo en puertas del año electoral. En 2013 el Ayuntamiento de Salamanca declaró una liquidación de 316.845 euros, y en 2014 estuvieron ligeramente por encima, como las más caras de la primera legislatura de Fernández Mañueco.

 

Del examen de las partidas se desprende que los conciertos se llevan la parte del león. Son la apuesta del equipo de Gobierno, por más que este año el concierto estrella se haya caído y se sustituya por una segunda sesión de fuegos artificiales. Lo habitual es reservar para el Multiusos, y en formato de pago, la actuación más destacada, en la que este año la fundación actuaba como empresa: asumía caché a riesgo de no recuperar con taquilla.

 

Al margen de ese concierto que este año no se producirá, la oferta musical se concentra en la Plaza Mayor con conciertos gratuitos... que a las arcas municipales sí le cuestan dinero. La costumbre en los últimos años ha sido concentrar la contratación a través de una intermediaria, que ha sido la misma y a la que se paga el 90% del gasto. Esto ha suscitado críticas al modelo de organización, todo a través de la fundación municipal, que además apenas recupera nada: el año pasado no se llegó a los 15.000 euros de ingresos.

 

Fuera de los conciertos, el principal gasto se concentra en el Festival de Artes de Calle; los fuegos artificiales, este año con más motivo por la doble programación; y la ofrenda floral. Y ya, porque seis de cado ocho euros del presupuesto se van entre cachés, fuegos artificiales, el festival callejero y el acto de la ofrenda floral.

Noticias relacionadas