Salamanca duplica en cinco años el número de sus monumentos a punto de desaparecer

El castillo de Tejeda. Foto: Hispania Nostra

Salamanca tiene 18 monumentos en la Lista Roja del Patrimonio: están en riesgo de perderse.

Castilla y León es una de las comunidades con más patrimonio monumental, pero en los últimos años tenerlo a punto está siendo un problema. La falta de recursos ha provocado una avalancha de derrumbes, desplomes y desprendimientos que ha engrosado la lista de su patrimonio en peligro. Así lo pone de manifiesto la reconocida Lista Roja de la Asociación Hispania Nostra. Por supuesto, también se dan premios (lo recibió hace unos años el Museo del Aceite de San Felices de los Gallegos) y se producen rehabilitaciones, ya que el Real Fuerte de la Concepción salió de la lista hace unos años, pero no en suficiente número como para frenar el deterioro.

 

En los últimos cinco años, la Comunidad ha visto cómo su lista de patrimonio en peligros se incrementaba en 100 monumentos más. En el caso de Salamanca, y según la Lista Roja, son 17 sus bienes patrimoniales en peligro. La cifra se ha multiplicado por dos en los últimos cinco años con la inclusión de ocho nuevos a esta preocupación relación de monumentos y construcciones que están en riesgo de desaparecer o de perder su valor. Los motivos son variados, desde edificios en mal estado o mal conservados hasta otros que han sufrido importantes deterioros por la falta de mantenimiento o por fenómenos climáticos, como ocurrió hace unos meses con las murallas de Ledesma.

 

Las últimas incorporaciones a esta Lista Roja son el Castillo de Santa Cruz (Membribe de la Sierra), el castillo de Tejeda y Segoyuela, el Castillo de Cespedosa de Tormes, el Dolmen de la Ermite en Villar de Peralonso, el jardín histórico El Bosque de Béjar, la capillla de Nuestra Señora de la Misericordia en Salamanca, el convento de Santa Marina La Seca en Sobradillo y la granja agustina de La Flecha; todos se han incorporado desde 2011.

 

Estos se han sumado a los que ya llevan más tiempo, como la iglesia de San Martín de Tours en Salamanca, el castillo de Alberguería de Argañán, el Castillo de Cerralbo, la Iglesia del Salvador de Rágama, el palacio de Don Juan de Toledo en Mancera de Abajo, el monasterio de Nuestra Señora de Gracia en San Martín del Castañar, el convento de la Casa Baja de El Maíllo y el fortín romano de Calzada de Béjar, que figuran en la lista con anterioridad. Estaba también el Fuerte de la Concepción, pero ha sido objeto de una profunda rehabilitación para convertirlo en hotel.

 

 

Como se puede comprobar, algunos son tan visibles como la céntrica iglesia de San Martín de Tours, acosada ahora por un solar que lleva en derribo varios meses; o la capilla de Nuestra Señora de la Misericordia, en plena plaza de San Cristóbal y que necesita una rehabilitación integral, muy deteriorada por su uso. Y otros son tan notables como el jardín histórico de El Bosque de Béjar, que lleva pendiente de un proyecto público para ponerlo en valor, pero que languidece mientras llega su hora.

Noticias relacionadas