Salamanca... el lugar para disfrutar aprendiendo castellano

Las calles estan repletas de estudiantes paseando que descubren la riqueza cultural del centro de la capital salmantina.

Desde hace décadas, Salamanca es uno de los destinos preferidos de ciudadanos de todas las nacionalidades para aprender nuestro idioma. Las bazas que juegan a su favor es su larga tradición como ciudad de estudiantes y la amplia oferta de academias que nacen fruto tanto de iniciativas particulares como de la propia Universidad de Salamanca. 

 

Contamos con algunos de los testimonios de los propios alumnos de estas academias que han accedido a contar su experiencia a TRIBUNA en los breves descansos entre clase y clase. Ian es un profesor de primaria de francés y español en Irlanda del Sur. De origen dublinés aprendió castellano en la universidad y quiere refrescar el idioma desde que comenzó a trabajar desde hace seis años tenía menos tiempo para intercambios lingüísticos. 

 

Otra de las alumnas es Gabrielle, de origen brasileño, que tiene una amplia sonrisa y esta cursando estudios de Relaciones Internacionales. Considera muy importante el castellano para su vida profesional por el número de hablantes que tiene en el globo terráqueo.

 

Su curso de castellano tendrá una duración de un mes y se muestra muy entusiasmada con la ciudad de Salamanca aunque prefiere la entrevista en inglés. Ve una gran ventaja que el centro pueda ser recorrido a pie en muy poco tiempo y que le “lleve apenas diez minutos ir desde su residencia hasta la academia Don Quijote”. Disfruta con la belleza de los edificios centrícos, con el buen clima y el ambiente jovial que se respira en los cursos.

 

El aprendizaje del español ha llegado para quedarse, ya no es ninguna moda pasajera. Los estudiantes que frecuentan las academias de enseñanza de idiomas en Salamanca mantienen un número estable durante todo el año. Ya no es turismo de fiesta, alcohol y buen tiempo. Aunque de vez en cuando algunos locales nocturnos adopten costumbres foráneas como las competiciones de "beer pong", un populor juego con mesas, una pelota y vasos cargados de cerveza. Se prefiere aumentar la oferta de actividades culturales como conciertos, obras de teatro y exposiciones temporales.