“Salamanca debe estar muy orgullosa de tener un equipo de baloncesto como Perfumerías Avenida”

El capitán del Real Madrid y baluarte de la selección destaca que irán partido a partido en los JJOO con el sueño de una medalla en el horizonte

‘Espartaco’, ‘Felipón’, ‘Del club de Gladiator’... Así es como definen aficionados al baloncesto y periodistas a Felipe Reyes, santo y seña del Real Madrid, de la selección española y del baloncesto europeo. Es uno de los máximos reboteadores de la historia de la ACB por su garra y por tener un imán para recoger balones que ‘están por ahí, cerca del aro’. “La colocación, las ganas y el querer coger el rebote son las claves de que pueda coger tanto, nada más”, señala.

Un día, alguien, considerado uno de los mejores entrenadores del mundo, optó por retrasarle tanto que le obligó a tirar de tres, sí… ¡a Felipe Reyes! Y a fe que cumplió, porque tuvo un 50% de acierto aunque sus éxitos siempre han estado debajo de los tableros, donde ha vuelto a reinar este año de la mano de Pablo Laso, siendo el jugador más valorado del Real Madrid. Le sacaron de su hábitat natural y… cumplió con creces, aunque ahora ha vuelto a la pintura.

Pero ahora, el reto es otro; Felipe, junto a otros 11 compañeros donde se encuentran ‘un tal’ Pau Gasol, o Juan Carlos Navarro, Calderón, Marc Gasol, Ibaka, Rudy Fernández… van a intentar conseguir un sueño en los Juegos Olímpicos de Londres: el oro que se les resistió en Pekín por culpa de EEUU que amenaza con seguir haciendo de las suyas.

“Bufff… conseguir el oro es algo muy complicado y nuestro objetivo es ir partido a partido, de momento con la preparación y luego en el torneo. Debemos respetar a todos los rivales porque no solo EEUU es difícil, hay otras selecciones que también lo son y para ello hay que llegar bien física y mentalmente”. Más claro, agua.

""Felipe afirma que el grupo tiene “la ilusión del principio porque unos Juegos son algo muy grande y esperamos conseguir lo máximo. Estamos todos muy preparados, como cada verano”, destaca.

Precisamente la preparación para los JJOO, la #RUTAÑ12, pasa por Salamanca, el día 13 frente a Túnez, ciudad que ya visitó la selección en 2004 en un choque frente a Lituania. “Recuerdo ese partido, claro, frente a Lituania en una de las giras de preparación”.

También conoce la gran afición que hay al básket en Salamanca gracias a Perfumerías Avenida aunque afirma seguir más la Liga 2 Femenina, por razones obvias: Kirenia Cabrera. “Mi mujer juega en esa competición y la sigo de cerca pero sé la afición que hay por Avenida ya que han conseguido muchos éxitos este año y el pasado. Salamanca debe estar muy orgullosa de tener un equipo como Perfumerías Avenida. Y aunque hablamos poco de ello, alguna vez Rudy también nos cuenta cosas de su hermana Marta”.

No obstante, reconoce que de la época del CBS no tiene recuerdos: “Puedo parecer ya mayor pero entonces era un niño y no me acuerdo”, dice entre risas.

Nada de Twitter y campeón de pocha
“No me voy a crear una cuenta de Twitter. Veo a mis compañeros todo el día pegados al teléfono y escribiendo; yo no soy de esos, y nadie me va a convencer”. Así lo reconoce Felipe, quien también sale al paso de una falsa leyenda sobre la pocha. “Hace ya bastante que no jugamos en las concentraciones y es una tradición que deberíamos recuperar. Pero que quede claro que soy un gran jugador de pocha, lo que pasa es que no me gusta presumir. Mumbrú y Garbajosa siempre perdían y por eso me ponían como excusa”, desvela Reyes.

Precisamente, Jorge Garbajosa, otro histórico del baloncesto español dijo adiós al deporte de su vida cerca de cumplir 35 años. “He vivido muchas cosas con Jorge y es un placer tenerle a mi lado, aunque ahora será de un modo distinto que cuando era jugador. Pese a que esté en otro puesto es un gusto estar cerca de él”, revela.

Ahora, a sus 32 años, y con el orgullo de pertenecer a la ‘generación de oro’ del baloncesto español, ‘Felipón’ afronta el último reto de su carrera con la selección. “Ha llegado el momento de dejarlo. Llevo desde los 16 años sin parar ningún verano y después de los JJOO me retiraré de la selección. El cuerpo necesita descansar”, asegura Reyes.

No obstante, esto no significa que su final deportivo esté cerca. “Precisamente quiero descansar los veranos para seguir jugando al baloncesto muchos años más, hasta que el cuerpo aguante”.
""
Además, a buen seguro que los JJOO serán el mejor homenaje para su padre, fallecido días antes de empezar el Europeo 2011, y que siempre viajaba con la selección, era como uno más. Pese al varapalo, Felipe decidió estar con sus compañeros, que le dejaron levantar el trofeo de campeones, con la mirada fija en el cielo. En cada partido, en la ronda de presentaciones, su dedo siempre señala arriba, igual que cada canasta, cada rebote y cada sonrisa.

Eterno capitán, una frase del malogrado Andrés Montes resume lo que ha sido, es y será su carrera en el baloncesto: “Qué huevos tienes, Felipe…”.  Pues eso.