Salamanca, de fiesta... que vuelen los petardos