Salamanca cuenta con un 86% más de ciudadanos de nacionalidad extranjera que hace una década

Países del continente Europeo son los destinos de origen de casi la mitad de los foráneos que viven en la provincia
De poco más de 2.000 a más de 17.500 en solo una década; ésa es la diferencia de ciudadanos extranjeros empadronados en la provincia de Salamanca entre el periodo 2000-2010 y que refleja el crecimiento cosmopolita de la localidad, gracias, en gran parte a la Universidad y al sector servicios, según reflejan los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Hay que destacar que los datos se refieren solo a las personas con nacionalidad extranjera y no a los originarios de otros países pero nacionalizados.

Así, mientras en el año 2000 el número de ciudadanos con nacionalidad extranjera fue de 2.371, en el ejercicio 2010, la cifra se disparó hasta los 17.506, lo que supone un incremento del 86% en solo una década. Además, se observa una evolución positiva en todos los años analizados, con la única excepción del periodo existente entre 2006 y 2007, cuando el número de foráneos bajó simbólicamente de los 12.504 de 2006 a los 12.307 de un año antes.

Este hecho se debe, entre otros factores, a la llegada de estudiantes y profesionales que tienen alguna relación con la Universidad, así como trabajadores del sector servicios y de la construcción, cuyo nivel aumentó pese a la crisis económica, que también ha paralizado la llegada de inmigrantes. De hecho, entre 2008 y 2009 sí existe una diferencia de cerca de 2.000 personas extranjeras nuevas, pero entre 2009 y 2010, este número no alcanza ni las 200, a la espera de conocer los datos de este último año 2011.

Europa y América, los continentes más prolíficos
Por su parte, la procedencia y nacionalidad de los extranjeros son bastante dispares y amplias, pero en su mayoría proceden de Europa y de América, siendo el resto de continentes menos importantes en este aspecto.

De hecho, y a en 2010, la cifra de europeos asciende a 7.388, con un incremento del 81% en relación al año 2000, cuando tan solo había 1.402 ciudadanos de otros países de Europa en Salamanca. En este apartado, el país que cuenta con más ‘salmantinos adoptados’ es Francia, seguido de Portugal, Alemania, Italia o Bulgaria en la mayoría de los años analizados.

En lo que se refiere al continente americano, la cifra de extranjeros empadronados en Salamanca ascendió en 2010 a 6.749 ciudadanos, por los 553 del año 2000, lo que supone un aumento del 91% en estos diez años. Los países mayoritarios de procedencia de los ciudadanos son los sudamericanos como Argentina, Bolivia, Brasil o Venezuela, además de Cuba en Centroamérica y Estados Unidos o Canadá en Norteamérica.

Más lejos de estas cifras se encuentran los procedentes del continente africano, con un total de 2.577, con un aumento respecto a 2010 del 89% cuando solo contaba con 284 ciudadanos, siendo Argelio o Marruecos los países mayoritarios de procedencia. Por último, tan solo 650 personas están empadronadas en Salamanca procedentes de algún país asiático y 12 de Oceanía, australianos casi en su totalidad.