Salamanca, a la cabeza de Castilla y León en agresiones a trabajadores sanitarios

En 2015 se registraron 28 incidentes en el Hospital, 16 en los Centros de Atención Primaria y fueron 52 el número de trabajadores agredidos.

A lo largo de 2015, se registraron en los centros de Sacyl en Salamanca un total de 44 incidentes, de los cuales 28 tuvieron lugar en los hospitales y 16 en los centros de Atención Primaria. El número de profesionales afectados fue de 52.

 

En Castilla y León se registraron 389 incidentes –frente a los 375 de 2014- de los cuales 218 tuvieron lugar en los hospitales, 165 en los centros de Atención Primaria, cinco en el Servicio de Emergencias y uno en la Gerencia de Salud de Área. También aumenta el número de profesionales afectados, pues se pasa de 435, el año anterior, a 461, de los cuales 272 fueron en los hospitales y 183 en los centros de Atención Primaria.

 

agresiones sanidad cyl

 

Del total de los profesionales afectados a lo largo de 2015, 160 fueron médicos, 156 profesionales de enfermería, 74 técnicos de cuidados auxiliares de enfermería, 26 celadores y 45 correspondientes a otras categorías. Además, 80 de ellos fueron hombres y 381 mujeres, de lo que se deduce que sufrieron agresiones el 0,97 % de los hombres de la plantilla de Sacyl y el 1,40 % de las mujeres.

 

AGRESIONES VERBALES

 

Por tipo de agresiones, el estudio concluye que el 67% de las agresiones fueron de carácter verbal, un 18 % fueron psicológicas y el 15% de todas las registradas fueron físicas. De las  agresiones de carácter físico, casi el 50% se produjeron en el área de Psiquiatría, siete en Urgencias, una en Medicina Interna, dos en las consultas, una en el domicilio del paciente, cuatro en la vía pública y 33 en otros lugares.

 

PREVENCIÓN

 

Para que los profesionales registren las agresiones, para tratar de reducirlas al mínimo y también para concienciar a los usuarios del sistema de salud, la Gerencia Regional de Salud ha tomado diversas medidas, entre las que destaca la puesta en marcha del Botón de Alarma en los equipos informáticos, instalado en 133 centros de salud –en 2015, fue utilizado una vez en un centro de salud de León-, con intención de extenderlo a las áreas que aún no lo tienen.

 

Además, en 2015, se llevaron a cabo 29 ediciones de cursos de formación en los que participaron 468 trabajadores. Estos cursos estaban dirigidos a prevenir agresiones o detectar conductas violentas, al manejo de pacientes con problemas psíquicos en los servicios de Urgencias o Atención Primaria o a mejorar las habilidades de comunicación. Desde la firma del Pacto frente a las Agresiones en 2008, se ha formado a 9.260 trabajadores.

 

Hay que recordar además que, con la modificación en 2013 del artículo 34 de la Ley 8/2010, Castilla y León, junto con Aragón, fue la primera Comunidad en considerar, en diciembre de 2013, autoridad pública al personal de los centros sanitarios, lo que otorga a los profesionales el derecho de ser respetados y valorados y la presunción de veracidad.

 

SENTENCIAS

 

Por otra parte, hay que señalar que desde el año 2006, cuando empezó a desarrollarse el seguro de defensa jurídica, hasta el cierre de 2015, se han dictado en Castilla y León un total de 167 sentencias condenatorias, 40 de las cuales por delito -36 por delito de atentado-.

 

Además, durante 2015 el teléfono 012 de la Junta de Castilla y León recibió siete llamadas de profesionales de Sacyl solicitando información sobre las actuaciones posteriores a una agresión, la mayoría de las cuales fueron derivadas al teléfono de asistencia jurídica. El portal de Salud cuenta en su apartado de Prevención de Riesgos Laborales con una sección dedicada al Plan Integral frente a las Agresiones.

 

En 2015, se ha iniciado la revisión de los protocolos contenidos en la Guía de Seguridad elaborada en 2008 –diseñada especialmente para los servicios de Psiquiatría- para extenderlos a los servicios de Urgencias, hospitalización, Emergencias, Atención Primaria y, en general, a todos los ámbitos en los que un profesional pueda atender a un paciente con problemas psíquicos. También se está trabajando en la revisión del protocolo de atención a pacientes con riesgo de agitación, heteroagresividad y comportamientos antisociales.

 

Se implantará un nuevo modelo de comunicación y registro con los objetivos de recabar datos complementarios que agilicen los procesos, fomentar la participación de los trabajadores en la propuesta de medidas de prevención e informar de forma más exhaustiva a los trabajadores sobre los pasos que se deben seguir después de la agresión.