Sáez Aguado sostiene que algunos medicamentos son excluidos de la financiación para costear los oncológicos

 Antonio María Sáez Aguado

El consejero de Sanidad de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, ha justificado la exclusión de algunos medicamentos del sistema de financiación pública, fundamentalmente de aquellos utilizados en casos de sintomatología menor, para afrontar el elevado coste que suponen los utilizados para lugar contra las enfermedades oncológicas.

De este modo, el titular de Sanidad, respondía esta tarde a la pregunta formulada en el pleno por la procuradora del PSCL, Mercedes Martín Juárez, que interpelaba al primero sobre repercusiones de una medida que, en opinión de la socialista, supone "un perjuicio enorme para los enfermos, una barrera más en el acceso a los medicamentos y un elementos más de desigualdad".


Sin embargo, el consejero ha recordado a Martín Juárez que en la reciente historia del Sistema Nacional de Salud, y hasta en tres ocasiones, han sido excluidos de la financiación pública determinados medicamentos, los relativos a afecciones menores, y otras muchas veces han sido incluidos en esa cobertura pública, siempre en el contexto de un país como España que es el de la UE con mayor número de fármacos financiados, más de 15.000.

El motivo, ha insistido Sáez Aguado, es la necesidad de poder costear los medicamentos oncológicos, algunos de ellos de miles de euros por paciente al mes, y ha puesto como ejemplo el caso de seis pacientes cuyo tratamiento en Castilla y León supone un coste anual de 300.000 euros.

"Para hacer una cosa, a veces hay que dejar de hacer otra", ha lamentado el consejero, que, en cualquier caso, ha acusado a la procuradora de socialista de mantener un planteamiento "hipócrita" por plantear que se financien los mejores medicamentos oncológicos y, al mismo tiempo, las lágrimas artificiales para todo tipo de síntomas menores.

La ministra, "a sus cumpleaños"

Sin embargo, la aludida ha sostenido que las últimas medidas en el ámbito sanitario se están "cebando" con los enfermos, en alusión primero al copago farmacéutico aplicado en julio, "calificado de todo un éxito" por el presidente del Gobierno, y en septiembre a la exclusión del sistema de financiación de hasta más de cuatrocientos medicamentos de uso común, "un nuevo castigo, un nuevo perjuicio, un desprecio más hacia los mayores, los enfermos y los más pobres".

Y es que, tal y como ha denunciado, la medida se ha traducido en que algunos de los medicamentos incrementen sus precios desde el 50 hasta el 200 por ciento, "mientras que la ministra sigue a lo suyo, a sus cumpleaños".

Por ello, Martín Juárez no ha dudado al acusar al PP de haber convertido la salud "en un objeto de negocio y de mercado", algo extremadamente grave cuando, como así ha puntualizado, "los enfermos no compran los medicamentos por gusto ni por capricho sino por necesidad".