Sáez Aguado sitúa en 92.400 los pacientes en lista de espera para consultas, una tasa inferior a la media estatal

El consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Antonio Sáez Aguado, ha explicado que, a fecha de 31 de diciembre de 2014, el número de pacientes en lista de espera para consultas externas era de 86.400 pacientes, mientras que en la modalidad de alta resolución era de 6.000, lo que supone un 1,9 por ciento del total de atenciones realizadas y una tasa inferior "en un 40 por ciento" a la media del sistema nacional de salud.
VALLADOLID, 26 (EUROPA PRESS)



Así lo ha señalado Sáez Aguado en respuesta a la pregunta formulada en el Pleno de las Cortes de Castilla y León este martes por la procuradora socialista Mercedes Martín Juárez, que ha definido la situación de las listas de espera como una "puerta blindada a prueba de bombas" que ha levantado el gobierno de Juan Vicente Herrera para que los pacientes castellanoleoneses no accedan a la Sanidad pública.

Sáez Aguado ha detallado que en las distintas modalidades de consulta externa y diagnóstica, las unidades rápidas no tienen lista de espera, porque se atiende a todos los pacientes en un plazo máximo de 72 horas, en las consultas externas "tradicionales" la cifra es de 86.400 pacientes en espera y en la modalidad de alta resolución, "con consultas diagnóstico y tratamiento en el mismo acto", hay unas 6.000 personas.

Según el consejero, la cifra supone un 1,9 por ciento del total de consultas que realiza la Sanidad castellanoleonesa en un año y que la tasa se sitúa 22,9 pacientes por cada 1.000, mientas que la media del sistema nacional de salud es de 38,55. "No es un consuelo, son cosas que tenemos que ir mejorando", ha añadido.

Por ello, ha justificado, se han creado durante la presente legislatura 14 unidades de diagnóstico rápido y se han creado las unidades de alta resolución.

Sin embargo, Martín Juárez, que ha acusado a Sáez Aguado de "tratar de liar" la explicación, ha aportado datos que muestran que en 2011 un total de 52.000 personas esperaba consulta con un especialista y unas 20.000 estaban en lista de espera para prueba diagnóstica.

Ello demuestra que la palabra del presidente de la Junta "no tiene valor" porque en su discurso de investidura se comprometió a garantizar una sanidad "accesible y de calidad" y a "blindarla", pero finalmente entiende que ha colocado "una puerta blindada a prueba de bomba y con candados" para que no pueda acceder a pruebas diagnósticas un porcentaje "mayor que nunca".

Por ello, ha advertido de que la promesa de una sanidad "accesible y de calidad" no debe ser una "letanía" de los dirigentes, sino un derecho de los ciudadanos.