Sáez Aguado informa de que ya ha enviado a la Fiscalía de Salamanca el informe requerido sobre las guardias nocturnas

"La fiscalía pide informes sobre las guardias nocturnas en los centros de salud y sobre las denuncias, el informe se ha remitido".

VALLADOLID/SALAMANCA, 18 Ene. (EUROPA PRESS)

 

   El consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, ha informado este viernes de que la Administración regional ya envío ayer a la Fiscalía de Salamanca el informe requerido sobre los cambios en las guardias de las urgencias nocturnas en la provincia.

 

   De este modo, el consejero de Sanidad ha reconocido que esta petición deriva de la denuncia presentada por la Asociación Defensor del Paciente y la Plataforma Salud 24 horas. "La fiscalía pide informes sobre las guardias nocturnas en los centros de salud y sobre las denuncias, el informe se ha remitido ayer a la Fiscalía", ha concluido.

 

   Por su parte, el portavoz de la Federación Castellano y Leonesa Salud 24 horas, Luis Falcón, ha reconocido que la petición de este informe por parte de la Fiscalía es "un paso adelante" en el objetivo de los vecinos afectados de conseguir que "los servicios de urgencias nocturnas vuelvan a reabrirse".

 

   En declaraciones a Europa Press, Luis Falcón ha reiterado que la denuncia presentada conjuntamente con la Asociación el Defensor del Paciente trata de poner freno a "una injusticia" que fue tomada por la Junta de Castilla y León.

 

   El cierre se produjo, según el portavoz de la Federación, "sin una ley" y fruto de un estudio previo que "no tiene valor" en el que se hablaba de "distancias y tiempos que no se corresponden con la realidad".

 

   Por este motivo, se procedió a organizar actuaciones de protesta, como las vigilias en los centros de salud desde hace más de cien días, y otras medidas por la vía judicial, como la presentada en el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León y que ha llevado a la Junta a remitir un informe.

 

   Luis Falcón ha apuntado que la Federación confía en que se puedan investigar las consecuencias del cierre y si ha influido en las asistencias a problemas de salud de tres vecinos, que finalmente perdieron la vida en Muelas del Pan, Pereña y Barruecopardo.