Sáez Aguado asegura que se intentará agilizar la obra del Hospital de Salamanca para 2018, aunque no puede comprometerlo

Antonio María Sáez Aguado

Cree que presupuestariamente es posible pero es más complicado el aspecto técnico, que intentarán agilizar.

El consejero de Sanidad de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, ha asegurado este martes que la Junta intentará agilizar las obras del Hospital de Salamanca para su finalización en 2018, aunque ha aclarado que no puede comprometerse a ello.


Sáez Aguado ha afirmado que la Junta "sabe escuchar", en referencia a las protestas por la marcha de las obras y las plantillas del centro hospitalario, y ha explicado que se han mantenido muchas reuniones con responsables del hospital, sindicatos, etcétera, pero que a pesar de que intentó reunirse el viernes con la Junta de Personal, no fue posible.

En este marco, el máximo responsable de la Sanidad en la Comunidad se ha referido a la reivindicación de que las obras finalicen en 2018, algo que "sin poder comprometerlo" va a intentar, ya que desde el punto de vista presupuestario cree que es posible.

Sin embargo, otra cuestión es la planificación técnica de las obras, que es más complicado adelantar, pero ha afirmado que también se intentará agilizar.

En cuanto a la dimensión de las plantillas, ha "garantizado" que el hospital no va a perder efectivos, e incluso que va a ganar con la nueva plantilla, y ha concretado que el número de facultativos se incrementará en 20 personas una vez que se aprueben las plantillas en las próximas semanas.

Sáez Aguado cree que está "claro" el papel de este centro hospitalario en el presente y en el futuro y ha recordado que se añaden nuevas prestaciones como las dos relacionadas con el cáncer (cirugía estereoatáxica y un test de diagnóstico genético de cáncer de mama) o nuevos equipamientos como el PET-TAC instalado recientemente para dar servicio a todas las provincias.

Además, ha incidido en que se han aprobado nuevos programas de trasplante en un hospital que es de nivel 4, el cual se mantendrá. Además, el número de especialistas por cada 100.000 habitantes, que con las nuevas plantillas se situará en Castilla y León en 2,75, mientras que en Salamanca alcanzará los 3,01.