Ruipérez: "La Universidad equilibra sus cuentas después de 17 años"

El rector garantizó que en el curso 2013-14 será posible asegurar la continuidad de prácticamente todo el profesorado.

El rector Daniel Hernández Ruipérez ha resaltado la situación de “importante estabilidad institucional, económica, académica y de personal”, que atraviesa la Universidad de Salamanca, al tiempo que ha manifestado su satisfacción por la situación de notable solvencia “que ha permitido abordar nuevos proyectos y programas, sin desprendernos de la plantilla, e incrementar los programas de ayudas y becas”.

 

A su juicio, los dos principales hitos del actual curso, que definen con claridad la situación de buena salud económica de la institución, lograda en tres años consecutivos de liquidaciones positivas, son la aprobación del presupuesto de 2013 y la liquidación de la cuenta de 2012.

 

La liquidación de 2012 ha permitido junto a las liquidaciones positivas de los ejercicios 2010 y 2011, eliminar, prácticamente en su totalidad, el remanente presupuestario negativo de la Universidad, que en 2010 estaba en 31 millones de euros. “Podemos afirmar que, después de 17 años, la institución reequilibra sus cuentas y culmina su saneamiento económico, alcanzando un nivel de solvencia nunca conocido desde que se efectuaron las transferencias universitarias a la Comunidad Autónoma, que fueron la principal causa de nuestra deuda histórica”, subrayó Hernández Ruipérez.

 

Según el rector la política de rigor económico aplicada por el actual equipo de gobierno y esencialmente de mantenimiento de fondos de tesorería ha permitido la reducción de 300.000 euros en gastos financieros, además de cumplir los compromisos de amortización de la deuda histórica y del préstamo de 7 millones de euros suscrito en el ejercicio 2008.

 

En su discurso ante el Claustro Universitario anunció que este préstamo se amortizará totalmente en 2013 y la deuda de la Universidad quedará en unos 15 millones de euros.  “Prevemos que en 2016 todos los préstamos quedarán cancelados”, apostilló.

 

No obstante, a pesar de la buena salud económica de la Universidad, el rector transmitió a los claustrales su “inquietud e insatisfacción”, no solo por los fuertes recortes sufridos (en dos años se han reducido las aportaciones de las administraciones públicas en torno a los 30 millones de euros), sino también por la inseguridad derivada de carecer de un horizonte claro de financiación.

 

A pesar de toda situación de incertidumbre en la universidad española, el rector garantizó que en el curso 2013-14 será posible asegurar la continuidad de prácticamente todo el profesorado. Asimismo, lanzó un mensaje de tranquilidad al personal de administración y servicios, a pesar de que las medidas del Gobierno están teniendo un efecto negativo también sobre las convocatorias para el PAS laboral y funcionario.

 

“Tras muchos esfuerzos, hemos conseguido la autorización para cuatro convocatorias de la oferta de empleo de PAS funcionario de 2011. Esperamos realizar estas convocatorias a lo largo del corriente año”, precisó Hernández Ruipérez, quien se felicitó también del acuerdo alcanzado con las centrales sindicales para para prorrogar el convenio colectivo de PAS laboral, “al que se han incorporado todas las organizaciones sindicales presentes en los órganos de representación del PAS de la Universidad de Salamanca”.