Rufi Etxeberria afirma que la IA "no reniega" de su pasado, pero hace "autocrítica" de él

Reprocha "la cerrazón" del Gobierno de Rajoy para abordar "el desmantelamiento de las estructuras militares" de ETA


BILBAO, 18 (EUROPA PRESS)

El dirigente de la izquierda abertzale, Rufi Etxeberria, afirma que la izquierda abertzale "no reniega" de su pasado, pero hace "autocrítica" de él. Además, reprocha "la cerrazón" del Gobierno de Rajoy para abordar "el desmantelamiento de las estructuras militares" de ETA.

En una entrevista concedida a Onda Vasca, recogida por Europa Press, Etxeberria ha recordado que la izquierda abertzale "encaró" hace más de tres años un debate "de gran trascendencia y calado histórico", en el que "miró para atrás y miró al presente, pero también al futuro".

Ha añadido que, en ese proceso, ese mundo "dejó patente que un proceso de lucha de más de 50 años había llevado a la situación que había conducido" y, en ese sentido, ha afirmado que "esa lucha colectiva de la izquierda abertzale ha sido un activo para el conjunto del país y de Euskal Herria".

Tras admitir que, en ese periodo, la izquierda abertzale ha tenido "sus aciertos y sus errores" y lo ha analizado "desde una perspectiva autocrítica, ha indicado que ésta no "reniega" de su pasado.

"Lo que sí hacemos es una valoración autocrítica de nuestro pasado, como lo hacemos también del presente y del futuro, y como seguiremos también tratando y analizando nuestra acción política desde una perspectiva simple y autocrítica", ha dicho.

FIN DE ETA

Etxebarria ha aludido a las perspectivas respecto al fin de ETA, y ha recordado que, aunque "se ha abierto una nueva situación política", el Estado español "todavía sigue manteniéndose en una situación que no se corresponde con el nuevo tiempo político". "Siguen recreándose en una actuación que debería de estar superada", ha afirmado.

Para la izquierda abertzale, el Estado "no quiere dejar esa estrategia que mantiene históricamente, que es de imposición y negación". "Es decir, no quiere entrar en una política de confrontación de ideas porque teme entrar en una disputa democrática, porque se siente perdedora en una estrategia de esas características", ha explicado.

DESARME

Etxeberria ha asegurado que, a la hora de abordar "las consecuencias", existe "un paso decisivo" por parte de ETA, el del "abandono definitivo de la lucha armada y su disposición a encarar y a tratar sobre lo que tiene que ser un proceso de desarme y desmantelamiento de sus estructuras militares".

Según ha dicho, hay una disposición, por parte de la banda armada, para "encarar ese proceso y tratar sobre ello y hacerlo de una manera absolutamente ordenada". En este sentido, ha recordado que "se da el hecho" de que agentes internacionales están "dispuestos a colaborar en esa tarea".

"Hay una actitud, y es la actitud del Gobierno español el que no entra en esa dinámica, en ese proceso, con una organización armada que ha dejado la lucha armada y que dice y manifiesta estar dispuesta a un proceso de transición, del abandono de la lucha armada al desmantelamiento de sus estructuras militares", ha indicado.

Para el dirigente de la izquierda abertzale, existe "una voluntad de colaboración y de apoyo por unos terceros, en este caso por agentes internacionales, pero una cerrazón absoluta por parte del Gobierno, para no cerrar, desde una perspectiva técnica, una cuestión que es la de las consecuencias".

PONENCIA DE PAZ

Respecto a la posibilidad de recuperar la Ponencia de Paz y Convivencia durante esta próxima legislatura, Etxeberria ha reconocido que las instituciones "tienen" y "deben" tener "un papel" y ha considerado que "las fuerzas políticas" con representación deben trabajar desde ese marco "en la búsqueda de ese proceso de construcción de soluciones".

En su opinión, el legislativo autonómico actual "entra y abre una nueva fase" con la participación de la izquierda abertzale, por lo que EH Bildu "colaborará para que esa institución trabaje y pueda apoyar y colaborar" con otras "dinámicas" que se "conjuguen" fuera de las instituciones "en la resolución, tanto de las consecuencias como de las cuestiones políticas del conflicto".

"A día de hoy, nosotros trabajaremos con esa perspectiva y en esa dirección. Esperemos que las fuerzas políticas presentes en el Parlamento trabajen también en un plan integral de resolución de apoyo a la resolución del conflicto, tanto en la vertiente de las consecuencias, como en la política", ha precisado.