Rubalcaba lamenta la existencia de un Gobierno con “diez hombres y cuatro mujeres sin piedad”

Rubalcaba junto a candidatos del PSOE a las elecciones municipales del 24 de mayo (Foto:F.Rivas)

Califica al Gobierno de "desalmado" y dice de él que es "el más de derechas" de todos los existentes desde la llegada de la democracia.

El exsecretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha ironizado con “el problema del Partido Popular”, del que ha dicho que “no es de comunicación” sino de “diez hombres y cuatro mujeres sin piedad”.

 

Según el exlíder de los socialistas, durante su intervención en un acto con candidatos del PSOE a las alcaldías de la provincia de Salamanca, los responsables del PP “han comunicado muy bien” y su problema en la bajada en las encuestas es que la gente ha visto que “se lo han llevado todo por delante” y que “han hecho destrozo tras destrozo”.

 

Pérez Rubalcaba ha manifestado también del Ejecutivo de Rajoy, del que ha dicho que tiene ya un “epitafio político” con las palabras “precaridad, deuda y Bárcenas, que ha sido “el gobierno más de derechas que ha tenido la democracia, porque ha tenido mayoría absoluta y una coartada, que ha sido la crisis” .

 

En esta línea, ha lamentado que el PP “se ha cargado” desde su llegada a la Moncloa la sanidad universal y la justicia gratuita y ha puesto en práctica una reforma laboral, que ha permitido, según sus palabras, que los empresarios se “hinchasen a despedir” y ahora incorporen a jóvenes con contratos “precarios”.

 

Además, en su intervención en el Parador de Salamanca, Pérez Rubalcaba ha hecho hincapié en el copago a los pensionistas y en los “recortes” en ámbitos “tan importantes” como son “la educación y la sanidad”.

 

Por estos motivos, ha alentado a los candidatos presentes en el encuentro político a que presenten las propuestas del PSOE “con orgullo y con la cabeza muy alta” y luego si gobiernan “hacerlo para todos”.

 

Asimismo, para finalizar el encuentro en Salamanca, ha recomendado a los asistentes que durante la campaña “huyan de los insultos” y que “no se quiten de la boca la palabra empleo” que es “la gran preocupación” de los socialistas.