Rubalcaba advierte de que “quien le echa un pulso al Estado, pierde”

El vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, extrajo ayer una contundente conclusión del caos aéreo provocado por el paro imprevisto de los controladores: “quien le echa un pulso al Estado, pierde”.
EFE

Ésa es la lección que se puede sacar de todo el conflicto, manifestó ayer Rubalcaba en declaraciones a Onda Cero recogidas por la agencia Efe, poco después de justificar las medidas extraordinarias adoptadas por el Gobierno tras la situación generada en los aeropuertos, como la declaración del estado de alarma.
“Había que hacerlo” porque “no puede ser que periódicamente se eche un pulso al Estado sin que el Estado responda”, subrayó el vicepresidente, quien dejó claro que la “irresponsabilidad” y la “tropelía” de los controladores “no les van a salir gratis”. Mientras, sobre las críticas al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por no ser él quien informara públicamente del estado de alarma, Rubalcaba aseguró que el jefe del Ejecutivo ha estado al frente de la nave en todo momento y ha sido quien finalmente ha tomado las decisiones.

Rubalcaba reconoce que con el caos aeroportuario el Gobierno ha vivido unas últimas 24 horas que “no desea a nadie” e insistió en que la principal preocupación del equipo de Zapatero fue en todo momento solucionar el problema de los ciudadanos que se quedaron “tirados”. Una vez más, recordó también el estatus “privilegiado” de los controladores y sus sueldos “espectaculares” consolidados en el convenio que firmaron en 1999 con el Gobierno de José María Aznar. El ministro calificado igualmente de “excepcional” la declaración de estado de alarma que se prolongará quince días, aunque si es necesario prorrogarlo el Gobierno lo pedirá al Parlamento.

En cualquier caso, los controladores van a tener que hacer frente a sus actitudes “irresponsables” ante toda la sociedad, porque “no es una batalla” entre ellos y el Gobierno, sino con el conjunto de los ciudadanos, que “no van a permitir chantajes”. “Seguiremos firmes y determinados y cumpliendo la ley, porque hay mecanismos para impedir que un grupo de personas chantajee al conjunto de la sociedad”, resaltó el vicepresidente primero y ministro de Interior.